VADEMECUM

¿De qué quiere morir? “Yo no quiero morirme en pedacitos”

Cuando se pregunta “de bote pronto” a cualquier persona ¿de qué quiere morir? la mayoría responde: De un infarto, dormido en la casa. Esta respuesta tiene varias implicaciones como; el hecho de que normalmente las personas que fallecen de un infarto al corazón  lo hacen súbitamente, es decir que han elegido morir rápidamente; además si bien es cierto que los infartos duelen, suponen que el dolor durará muy poco tiempo, si acaso unos 30 segundos o, a lo mucho, 3 o 5 minutos, o sea que el dolor los despertará pero solo para volverlos a dormir eternamente.

De cualquier forma, la mayoría prefiere morir mientras duerme. Ahora está claro que al elegir estar dormidos al momento de morir, también han elegido fallecer en casa, en su recámara, posiblemente acompañado de algún familiar querido; arropado por sus cobijas o sábanas y almohada individual. 

Finalmente, las personas prefieren morirse de noche mientras descansan en la intimidad de su hogar. Pero también hay algo muy importante para la gente, quieren morir de “Cuerpo entero”.

Por supuesto que nadie- excepto los suicidas-  puede elegir el momento ni la forma de morir. Pero está claro que la mayoría de las personas no quieren padecer una enfermedad crónica que los lleve a la muerte. Hace unos días escuché a un paciente que había sido internado en un hospital, pero luego nos encontramos “en la calle” y le pregunté ¿Qué paso con Ud? y me contestó: “ No doctor, andaban viendo si me operaban, pero mejor me dieron de alta, ¡Yo no quiero morirme en pedacitos!”. 

A nadie le gusta sufrir una enfermedad dolorosa y desgastante durante meses o años; entre ellas podemos encontrar a la tuberculosis, el cáncer en algunos estados avanzados, insuficiencia renal con diálisis,  SIDA, Parkinson y Alzheimer, entre otras.Aunque hoy es casi imprescindible internarse en un hospital, aun así la mayoría de la gente no quiere morir en un nosocomio, ni el ISSSTE ni el IMSS  son atractivos para morir. tampoco los hospitales privados, aunque se esfuercen en ofrecer “cómodas” habitaciones lujosas; ni así logran seducir a las personas para morir ahí. La propia casa resulta ser el lugar ideal. 


vademecum_64@yahoo.com