VADEMECUM

Las neuronas chismosas

El cerebro es el órgano más misterioso y menos conocido del Universo. ¿Cómo pensamos, sentimos, recordamos o amamos? Son preguntas que muy apenas empezamos a comprender. Los más incrédulos piensan que el ser humano nunca podrá descifrar la totalidad del funcionamiento cerebral.

En los primeros años el cerebro fue francamente ignorado; se pensó que el corazón era el promotor y origen de los sentimientos y pensamientos; morfológicamente el cerebro carecía de atractivo funcional; estéticamente el cerebro es feo.

Los engaños continuaron; la fisiognomía y frenología atribuían la personalidad de los individuos a los rasgos de la cara y forma de la cabeza. Durante mucho tiempo se pensó que los “espíritus animales” viajaban por la sangre a todas las partes del cuerpo, dando movilidad y la capacidad de pensar a la gente.

Al mismo tiempo que el Journal of Phrenology y la Boston Phrenological Society cierran sus puertas; el francés Pierre-Paul Broca (1824-1880) hace su aparición en una revista; presenta uno de los mejores casos clínicos jamás publicados.Se trataba de un paciente que sufría de parálisis de la mitad derecha de su cuerpo; además no podía hablar.

Se le conocía como “Monsieur Tan”; comprendía bien las cosas que se le decían; pero solo podía pronunciar la silaba “Tan”.Cuando el paciente muere; Broca le practicó la autopsia; encontró un daño importante en cerebro; sobre todo en el lóbulo frontal izquierdo. Concluye: esta lesión es la causa de la incapacidad de hablar del paciente.

Fue así como se identificó clínicamente una de las funciones primordiales del cerebro: el habla, capacidad que nos distingue y nos separa del resto de las especies en la Tierra. Al abrir el cráneo del Sr. Tan, también se abrió la puerta a un sin fin de incógnitas: ¿Cómo platican las neuronas entre sí? ¿Cómo hablamos y comprendemos lo que se nos habla? ¿Cómo jugamos con el lenguaje y damos pie al canto, la metáfora y la poesía? 



vademecum_64@yahoo.com