VADEMECUM

El gen de Dios

La mayor parte de la población de este planeta pertenece a una religión. De hecho, es uno de los rasgos que distingue al ser humano del resto de los animales. El creer en algo supremo ha tenido una ventaja evolutiva en la especie humana; desde su viaje por la magia al tótem y finalmente, tal y como hoy la conocemos.

La religión tiene varias ventajas: permite que los seres humanos se agrupen en comunidades y sobrevivan; el ejemplo más notable son los judíos que han sobrevivido a la Inquisición y el Holocausto. Favorece la procreación y el amor al prójimo. También tener religión permite salir adelante en tiempos difíciles como la enfermedad y el riesgo de muerte; además ofrece una esperanza para una vida mas allá; da respuesta a lo que no sabemos con optimismo y seguridad. 

El 64% de la población pertenece a una religión: católica, protestante, musulmana o hindú. Las religiones persisten a pesar de intentar desaparecerlas; como en el caso del comunismo que la catalogaron como “el opio del pueblo”; aun así la religión persiste en Rusia y China. En Estados Unidos el 95% dice creer en Dios; 90% reza, el 80% está convencido de que Dios hace milagros y el 70% cree en otra vida después de la muerte; solo el 50% dice creer en el infierno. En los Países Bajos las cifras de “creyentes” disminuyen y aumentan los ateos y agnósticos. En las esferas científicas el numero de religiosos se reduce mucho.

Entre los premios Nobel son pocos los casos de religiosos. El nivel de educación es proporcional con el ateísmo. Aun así la espiritualidad es una característica de todos los seres humanos, aun y cuando la persona no tenga religión. La religión es una interpretación de los sentimientos espirituales. A simple vista parecería que la elección de una religión es libre; pero no lo es. El entorno en el que uno crece es el que determina nuestra fe. la fe de nuestros padres es trasmitida y fijada en nuestros cerebros; tal y como sucede con el idioma o lengua materna. En el cerebro los neurotransmisores como dopamina y serotonina son los encargados del sentimiento de fe y bienestar. El investigador Deam Hamer encontró el Gen VMAT2 mejor conocido como “El gen de Dios”; su expresión está ligada con la espiritualidad y una mayor cantidad de neurotransmisores cerebrales.

Antes se pensaba que la religión servia para apaciguar a la gente.

El mundo está lleno de conflictos y guerras religiosas. ¿Estaria mejor el mundo sin religión? ¿Se puede alcanzar la paz sin religión? 


vademecum_64@yahoo.com.mx