VADEMECUM

La droga del amor

El ser humano siempre ha intentado alcanzar el máximo de su función corporal e intelectual; tradicionalmente lo intenta alcanzar a través del ejercicio, buena alimentación, y en otros casos como en los religiosos, a través de la meditación. La meta es “vivir al máximo” con la mayor intensidad. A nivel cerebral se ha asociado la producción interna de las endorfinas, que pueden generar estados de alegría, paz y analgesia. De hecho es común observar a los atletas realizando ejercicio constantemente, y cuando dejan de practicar el deporte suelen sentirse abatidos. El hombre quiere “sentir al máximo”, si pudiera no dormir, sin comer y sin beber agua, es decir nada que logre distraerlo de la “vitalidad”. Artificialmente se puede alcanzar estos estados utilizando las famosas tachas de “éxtasis” ( metilendioximetanfetamina) que produce insomnio, reduce la fatiga, quita el hambre y la sed. Además de producir la sensación de alegría, amistad y amor, disminuyendo la ansiedad. El perfil bioquímico del “éxtasis” es similar a la mezcalina o peyote. Esta droga -éxtasis- es ilegal, sin embargo existen rumores de que los encargados de prohibir su uso, son las farmacéuticas fabricantes de antidepresivos. Lo que sí resulta cierto es que el uso por largo tiempo del “éxtasis” o tachas produce en los consumidores insomnio prolongado, depresión, agotamiento, trastorna la memoria, pánico y puede llegar hasta la locura o esquizofrenia. Durante la intoxicación aguda con tachas de éxtasis los pacientes tienen las pupilas dilatadas, la temperatura aumenta y el maxilar inferior se torna rígido- bruxismo- de hecho los usuarios utilizan unos protectores bucales llamados chupetes para evitar morderse la lengua. El efecto de los cristales o polvos de éxtasis aparece aproximadamente a la hora de haberlos tomado, y pueden ser potenciados mezclándolos con alcohol. En el cerebro la producción de serotonina aumenta y ciertas áreas cerebrales se activan con mayor intensidad. En el mundo existen millones de consumidores de este tipo de drogas, su efecto varía según la pureza en la fabricación. El consumidor generalmente busca evitar la fatiga y “vivir al máximo”. Cuando el consumo se prolonga los pacientes se deshidratan por no tener sed, y cursar con hipertermia o calentura. Por lo general son personas jóvenes los que pretenden aumentar su rendimiento físico, sexual y alcanzar la euforia. 


vademecum_64@yahoo.com