VADEMECUM

La cospiración de los médicos

Todos tenemos rasgos de personalidad egocéntricos, narcisistas, obsesivos, compulsivos, histriónicos o depresivos. Pero hay un rasgo que predomina en cada uno de nosotros; en el caso de Stalin fue sin duda la paranoia.

Cuando se fundó el Estado de Israel en 1948, la ex Unión Soviética trató de hacer alianzas con el gobierno judío, sin embargo ellos prefirieron aliarse con los Estados Unidos. No tardó Stalin en proclamar el siguiente discurso: “Todo judío es un espía estadounidense.

Los judíos piensan que su nación fue salvada por los Estados Unidos, alládonde ellos pueden hacerse ricos y burgueses. Entre los médicos hay numerosos judíos”. 

Stalin era desesperadamente paranoico, desconfiado y receloso. En 1950 Stalin hizo detener al médico judío YakovEtinger. Fue la primera detención que marcó la “conspiración de los médicos”. El teléfono del médico había sido intervenido, se le escuchó criticar al régimen; el médico muriósiendo torturado.

Stalin ordenó la detención de otros médicos, principalmente judíos. Cuando Stalin sufrióun ataque fatal, pasaron doce horas sin que lo viera ningún médico, por orden de los oficiales de alto rango que lo rodeaban, desconfiaba de los doctores a más no poder.

Stalin fue uno de los hombres más despiadados y brutales que han habitado este mundo. Asesinó y ejecutó a miles indiscriminadamente. Stalin padecía de aterosclerosis y presión arterial alta. En ocasiones tenia crisis de hipertensión,  pero era sumamente desconfiado, y aborrecía a los médicos.

El 24 de junio de 1945 cuando celebraba la victoria sobre los alemanes con un desfile, tuvo un ataque cardiaco; le diagnosticaron arteriosclerosis y lo medicaron, pero no llamó a ningún médico. Asignó a un enfermero como “médico personal”.

La paranoia empeoró, aunque su capacidad mental permanecióintacta para hacer su trabajo y tomar decisiones. La persecución contra los médicos no era más que una excusa para eliminar a la población judía.

Muchos doctores fueron arrestados y torturados; los verdugos le reportaban a Stalin la ausencia de alguna conspiración; pero el dictador insistía: “Hay que golpear y golpear hasta obtener algo”.

La mala salud y paranoia pueden exonerar a Stalin por sus matanzas y torturas. Josif Stalin murió el 1 de marzo de 1953 de una hemorragia cerebral; no recibió ningun tipo de atención médica. 


vademecum_64@yahoo.com