VADEMECUM

¿Por qué los changos no son poetas?

Si hay algo que distingue al ser humano del resto de las especies, es la capacidad de hablar. Desde siempre se ha intentado hacer hablar a nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, con resultados muy disparejos.

Algunos bonobos, que son los que más se asemejan socialmente al hombre, han logrado desarrollar un lenguaje simbólico por medio de teclados y dibujos. Nim Chimpsky es el chimpancé que más se ha acercado al aprendizaje del lenguaje humano; pero otros creen que más que un lenguaje, se trata de reflejos condicionados; es decir, que el primate aprende que si oprime un botón o teclado el “tipo de enfrente” le dará comida.

El lingüista y filósofo Noam Chomsky está seguro de que la capacidad de hablar como lo hace el hombre es exclusiva de nuestra especie y que intentar hacer hablar a un chimpancé es como tratar de enseñar a volar al hombre.

La exclusividad biológica del lenguaje en el hombre, hasta ahora no ha podido ser derrumbada. Lo máximo que se ha logrado es que los chimpancés puedan asociar teclados con objetos o ideas.

Lejos está un chimpancé de poder dar sentido metafórico a una palabra u oración; la metáfora es el juego preferido del ser humano; ahí construye y da rienda suelta a la imaginación; eleva distintos mundos y realidades; hace malabares de lo que percibe conscientemente; la poesía es como un sueño, pero despierto.

Aun así, existen entrenadores que no descansan en su intento de que los chimpancés puedan formular un lenguaje estructurado. El cerebro humano dio un gran salto evolutivo al desarrollar el lenguaje; sin el lenguaje, el hombre no sería nada de lo que es hoy, ni tendría el potencial inmenso de lo que puede ser.

Hace casi cien años, los médicos Broca y Wernicke descubrieron las áreas cerebrales del lenguaje, dándonos luz sobre cómo articulamos y comprendemos las palabras. Cuando el hombre dejó los árboles y comenzó a caminar en dos pies, la historia cambió; pero cuando aprendió a hablar, hace cinco millones de años, cambió el futuro. 


vademecum_64@yahoo.com