VADEMECUM

¿Las brujas fueron médicos?

En tiempos muy antiguos, generalmente a las brujas se les identificó como mujeres; mientras que el arte de la magia y de los viajes al inframundo  fue asociado a los hombres, conocidos como chamanes. Hace más de 500 años se decía: “Hay que hablar de la herejía de las brujas y no de los brujos”. “Por un brujo hay diez mil brujas”. La creencia era que la mujer nacía ya hada, su naturaleza femenina la predisponía a la hechicería y al conjuro. El hombre primitivo destinado para la caza y el combate; la mujer destinada para imaginar, pensar y ver las estrellas, preparando pócimas que curaban a los hombres. Durante mil años en Europa, la bruja fue el único médico del pueblo. Los ricos, emperadores y papas tenían sus propios médicos; pero el pueblo acudía a la mujer-sabia que, cuando no curaba, era condenada, pero también temida y respetada. Las profundidades del bosque eran su hogar, la naturaleza su aliada, cada bruja poseía una varita mágica con la que podía modificar el futuro. El sacerdote vio el poder de las brujas, las condenó y vaticinó que engendrarían al Satán del porvenir.  Con el cristianismo el poder curativo de las brujas fue recompensado con torturas y hogueras. Se inventaron para ellas suplicios y flagelos especiales. Mies de ellas fueron quemadas, perseguidas en los lugares más oscuros, acorraladas por el odio y los celos de la gente del pueblo. Si había una mujer muy bella, se le acusaba de bruja!, si había un hombre muy rico se le tachaba de embrujado!. Los dominicos de la inquisición inventaron látigos y martillos para confesar a las mujeres acusadas de brujas, aquellas que atentaban contra Dios por el mal uso de la naturaleza, de las plantas y las flores. Nadie sabe de dónde nació la bruja, sin padre, sin madre, sin hijos, ni familia, un monstruo creado por la desesperación popular. Torturada al dar vuelta tras vuelta al tornillo que le impide respirar. La Iglesia odiaba profundamente a las brujas. Prohibió su poder curativo. En el siglo XV declaró que si la mujer intentaba curar sin haber estudiado, seria considerada bruja y perseguida hasta morir.La mujer que empleaba lo que sabía para curar a aquellos que amaba, fue acusada de invocar y ser poseída por Satán. Luego aparecieron el juglar, el profeta y el astrólogo, el nigromante, el sacerdote y el médico. Pero, en un inicio, la mujer lo era todo.


vademecum_64@yahoo.com