VADEMECUM

¿Trata o esclavitud?

Cuando una persona común y corriente escucha la palabra “trata” le pueden venir a la mente varias ideas ambiguas sobre el término; por ejemplo, que significa “tratar con personas”, lo cual no tiene nada de malo, porque normalmente la gente “trata” con muchas personas todos los días.

Incluso también se puede asociar la palabra “trata” al hecho de recibir un “tratamiento” médico; lo que le daría una connotación positiva al significado de “trata”.

Lo mismo sucede cuando se dice que un individuo tiene el “don de tratar a la gente”. En resumen, al decir “trata” se da como siempre una dualidad; o se trata bien o mal a las personas; por tanto es fácil caer en lo ambiguo.

Ahora bien, cuando se le pregunta a una persona común, ¿cómo se le llama a la persona que trabaja a fuerza y sin recibir salario?, todos responden “esclavo”; nadie responde “trata”.

Hoy para todo mundo la esclavitud es algo muy grave; y eso lo saben perfectamente los grupos que se dedican a esclavizar; por eso han invertido mucho dinero y esfuerzo en su intento de convertir algo muy  grave como la esclavitud, en algo no tan grave al renombrarlo con una palabra más “delicada y ambigua” como “trata” de personas.

La esclavitud es condenada y aborrecida por la sociedad actual. Por esta razón el cambiar el nombre a “trata de personas” busca reducir el rechazo y la condena pública; y por tanto también intenta disminuir el castigo o las penas por practicar la esclavitud.

Para las generaciones actuales es muy fácil asociar la esclavitud con la “raza negra”. Y les resulta difícil pensar que los “blancos” puedan ser esclavizados.

En general se cree que los mexicanos podemos ser discriminados o maltratados en Estados Unidos; pero nos cuesta trabajo pensar que pudiéramos ser esclavizados aquí en México o del “otro lado” de la frontera. Dicho de otra forma: “nuestros padres, nuestros hijos y nosotros mismos creemos que la esclavitud es cosa del pasado”.En el presente muchos piensan que la esclavitud es algo histórico, que ya no existe.

Por eso cuando se matizan las cosas llamando a la esclavitud antigua con un nombre moderno como “trata”; entonces es fácil caer en la trampa y decir: ¡ah, bueno, entonces no es tan grave ser esclavo! Pero por más que se intente maquillar las cosas; hay que llamar ¡al pan, pan y al vino, vino!.

Por eso el capturar o engañar a niños, niñas y jóvenes adultos para ser explotados y forzados laboralmente o sexualmente, fue, es, y siempre será: esclavitud. 



vademecum_64@yahoo.com