VADEMECUM

Tezcatlipoca: Dios de la Muerte. Parte II

Tezcatlipoca encarnaba esa amargura amenazante. Es la pesadilla de la humanidad. Era un dios que daba riquezas y prosperidad, pero nadie se podía fiar de él, porque a capricho las quitaba. Por ese motivo era el mayor de los dioses que los indios respetaban y reverenciaban. Era representado como un jaguar, sus rugidos hacían temblar al hombre, porque anunciaban la enfermedad y la muerte. Tezcatlipoca también era el dios del fuego. Antes de que se supiera hacer fuego con palillos, se encendía fuego frotando dos piedras una contra la otra: una pirita y una obsidiana. Para producir la chispa que inicia el fuego hacían falta la unión de las dos piedras,  el principio femenino y masculino. De ahí “el espejo que humea” y que muestra el verdadero rostro de las personas. Puliendo una piedra de pirita se puede fabricar un espejo. Con este espejo Tezcatlipoca producía tempestades, huracanes y relámpagos. El dios cojo. Que le faltaba un pie es interpretado como una luna creciente, incompleta. Se cree que un caimán devoró el pie de esta deidad a la hora de la puesta del sol; y de este muñón brota sangre.Tezcatlipoca representa la crueldad de la vida y sus desdichas. Un padre Nahua decía a su hijita cuando esta apenas tenía tres años: “aquí en la tierra es el lugar de mucho llanto, lugar donde…es bien conocida la amargura y el abatimiento. Un viento como los de obsidiana sopla y se desliza sobre nosotros…no es lugar de bienestar en la tierra, no hay alegría, no hay felicidad”. Las lágrimas representan lo que es la vida, el dolor de estar vivos, la incertidumbre que es la vida del hombre en la tierra.Tezcatlipoca es el dios de la desgracia, de la fatalidad. Cada indio enfermo y hambriento era torturado por esta deidad. La muerte es manejada a su antojo, con capricho, sin distinción ni arrepentimiento. Para este dios la vida es así real y despiadada, engañosa y juguetona. La vida se podrá transformar y perpetuar de una u otra manera, pero para vivirla hay que sufrirla, padecerla con la luz de la felicidad y la sombra de la muerte. 


vademecum_64@yahoo.com.mx