VADEMECUM

La Salud de Kennedy

El 18 de Noviembre de 1960, J.F. Kennedy tuvo una reunión importante con el director de la CIA, para tratar el tema de una posible invasión a Cuba. En Octubre de 1962, Kennedy dio públicamente la noticia de que en Cuba se habían encontrado misiles dirigidos hacia Estados Unidos. También había cuatro submarinos que llevaban torpedos nucleares; todos comandados por la entonces Unión Soviética. La Guerra Fría estuvo a punto de convertirse en una Guerra Nuclear. En esos tiempos Kennedy tenía 43 años, era un presidente lleno de vitalidad, encanto y buen humor. El presidente más joven jamás elegido había prestado juramento de que estaba sano. Proyectando una imagen de sí mismo como un hombre normal, sano y feliz, como un hombre de familia, una imagen que estaba lejos de la realidad. Kennedy no estaba dispuesto a nombrar a ninguno de los principales médicos del país, como su médico personal, tampoco intentó frenar el consumo recreativo de drogas. Mientras tanto la CIA planeó desembarcar en Bahía de Cochinos 1500 exiliados cubanos entrenados en Estados Unidos; la idea era que, una vez infiltrados en Cuba, el pueblo cubano se uniera a estos guerrilleros en apoyo a la invasión. Eso fue todo un rotundo fracaso, nadie se levantó, y tuvieron que evacuar Cuba. Solo catorce soldados anticastristas fueron rescatados, el resto se rindió. Aunque Kennedy nunca quiso que participaran soldados estadounidenses, no pudo negar que había aprobado la invasión a Cuba. El desastre de Bahia de Cochinos puso en tela de duda la salud y la cordura del presidente Kennedy.Hoy se sabe que la salud de Kennedy fue frágil. Padeció de escarlatina en la niñez y más adelante sufrió de apendicitis, también padeció de colitis. El dolor de espalda que nunca lo abandonó se le atribuyó a un accidente en auto en 1938. Para él tratarse de esta molestia, recurrió a los esteroides. Posteriormente fue operado de la columna. Cuando Kennedy era congresista en 1947 ya cursaba con nausea, vómito, fiebre, fatiga, no podía ganar peso, y una coloración de piel “bronceada” y fue en Londres en la London Clinic, donde se le diagnosticó enfermedad de Adisson, que consiste en una falta en la producción de hormonas esteroideas - cortisol-. En esa época el 90% de los pacientes con enfermedad de Adisson morían. Fue hasta el año de 1950, cuando el Nobel, el Dr. E. Kendall sintetizó el cortisol. Por eso cuando se le hizo el diagnóstico a Kennedy de Adisson, le dieron menos de un año de vida. Entre las complicaciones psiquiátricas de esta enfermedad se encuentran la depresión, retraimiento, pérdida de concentración, impulso y apatía. La enfermedad del presidente siempre se ocultó, el pueblo americano se mantuvo en la ignorancia, aun después de haber sido asesinado. ¿Qué tanto pueden las enfermedades o los tratamientos de los Jefes de Estado mermar su juicio? 


vademecum_64@yahoo.com.mx