VADEMECUM

¿Quimioterapia o veneno? Parte 1

Desde su aparición en el ser humano, el cáncer ha sido considerado hasta la fecha como una enfermedad incurable, su diagnóstico y estudio se ha modificado. Hasta hace unas décadas, poco se conocía  sobre el como tratar y estudiar a estos pacientes con cáncer. Sydney Farber fue uno de los primeros en preocuparse por la manera de tratar a los pacientes con cáncer, en particular a los enfermos de leucemia que, en la década de los años 30’s  morían fácilmente. Farber observó los hallazgos de la Dra Luci Willis, quien había viajado a Bombay a estudiar un tipo de anemia que asolaba a los habitantes de aquella región. La Dra Willis descubrió que esa anemia tan severa era aliviada con una pasta de frutas y verduras; Willis no pudo determinar a ciencia cierta qué componente de esa pasta de frutas curaba la anemia y recomponía la médula ósea de los enfermos; así es que se conformó con llamarlo “ factor Willis”. Años más tarde, se descubrió que dicho factor era el Acido Fólico. Este hallazgo llamó la atención del Dr. Farber, quien pensó que el poder de reconstrucción de la médula ósea del ácido fólico podrá ser benéfico para los pacientes con leucemia, no tardó en administrar acido fólico a los leucémicos; y los resultados fueron desastrosos, la leucemia no solo no se curaba, sino que empeoraban y morían más rápido los enfermos. Sin embargo Farber no se amilanó y decidió invertir el proceso buscando entonces una sustancia  anti-acido fólico, la encontró la aminopterina, y cuando administró esta sustancia los pacientes con leucemia sobrevivieron 6 meses; un gran avance para sus tiempos lograr que por lo menos vivieran 6 meses más. Este episodio significó de alguna manera el inicio de la Quimioterapia contra el cáncer. Por otro lado, cuando se utilizó el Gas Mostaza durante las guerras mundiales se observó que los soldados morían a las horas después de inhalar el gas amarillento “picoso” con olor a mostaza y ajo. Sin embargo algunos soldados sobrevivían unos días más después de haber respirado el gas mostaza. Cuando se analizó la medula ósea de estos soldados, se descubrió que el crecimiento celular estaba abatido. Esto también llamó la atención y posteriormente se emplearon este tipo de sustancias como el gas mostaza para tratar el cáncer de medula ósea en donde el crecimiento celular es muy alto. 


vademecum_64@yahoo.com