VADEMECUM

El Planeta de los Simios: Ébola

Al observar la película El Planeta de los Simios, en donde una infección viral es trasmitida por los simios y prácticamente acaba con la especie humana, parecería una auténtica ficción que una enfermedad pueda fulminar a la raza humana. Generalmente  se piensa en la extinción del hombre a través de la guerra, las armas y la explosión de bombas. Pero con la aparición en 1976 de un virus africano en las orillas del rio Ébola, en la República del Congo, que infecta fácilmente y es muy letal, la ficción empieza a hacerse realidad. Este virus es altamente contagioso a través de las secreciones y el contacto con enfermos humanos, pero también se ha encontrado el virus en primates- changos y chinpances- , de hecho unos pocos casos han sido trasmitidos por el manejo de primates enfermos o autopsias de changos. La principal transmisión es de humano a humano por medio del sudor, saliva, semen, sangre y excremento. Algunos enfermos contagiados por una variedad de ébola cursan sin síntomas. Pero en otros pacientes el virus produce nausea, vómito, dolor de cabeza, hemorragias y sangrado en la nariz, orina y heces y erupción en el tórax, la presión arterial baja, complicándose con falla renal y hepática, para después caer en delirio y coma hasta la muerte.  La mortalidad es mayor al 50% y puede alcanzar hasta el 90%.  El cuadro clínico se desarrolla en el lapso de una semana aproximadamente. El diagnóstico de la enfermedad se confirma con el aislamiento del virus en laboratorios de alta bioseguridad. Los más propensos a contagiarse son los cuidadores de los enfermos. En los casos que logran recuperarse es recomendable no tener actividad sexual o coito durante tres meses luego de la enfermedad. Dentro de las medidas de control  para evitar el contagio se debe de evitar el contacto con los enfermos, restringir el número de cuidadores asignados al paciente, usar guantes, bata, cubreboca y lentes para protección. Cuando el enfermo fallece, se recomienda sepultar o cremar rápidamente al difunto por personas protegidas en la indumentaria de salud. El objetivo es evitar la propagación del virus al resto del planeta; las técnicas en el manejo de líquidos corporales, reducir el contacto y aislamiento son útiles para la prevención. La alta mortalidad de una infección viral asociada a los primates nos obliga por un instante a tornar la ficción en realidad. Hasta hoy ninguno de los hallazgos prueba que los simios sean los transmisores naturales de la enfermedad. 


vademecum_64@yahoo.com