VADEMECUM

Mastografía

En el año de 1900, el cirujano Roswell Park dijo que algún día el cáncer desbordaría la tuberculosis, viruela y tifoidea; y no se equivocó. Hoy se piensa que tarde o temprano el cáncer dejará atrás  a las enfermedades cardiovasculares como causa principal de muerte. 

El cáncer de mama es hoy en día uno de los más frecuentes en el mundo, afecta principalmente a mujeres de más de 40 años, que no han tenido hijos, que iniciaron su menstruación a edad temprana, que dejan de menstruar tardíamente, y también aquellas mujeres que han estado expuestas a radiación, o que tienen algún familiar con cáncer de mama. 

Recientemente se han empleado la detección de algunos marcadores biológicos- oncogenes- como los BRCA1 y BRCA 2 para señalar mayor riesgo, también el tabaco, la obesidad y el alcohol se consideran un riesgo para el cáncer de mama.  

Fue a partir de 1895 cuando Wilhelm Roentgen trabajaba haciendo viajar electrones de un extremo a otro de un tubo, cuando descubrió unos rayos que, al pasar por accidente por una placa de bario, los rayos atravesaban el cuerpo y permitan ver el cuerpo por dentro.

Roentgen los llamó Rayos X. Las primeras mamografías fueron realizadas en 1930 por Stafford, un médico radiólogo del Memorial Hospital en Rochester. N.Y. Fue en los años 60s cuando se difundió el uso de los rayos X para practicar mastografías a un gran número de pacientes.

La mastografía es el estudio ideal para la detección del cáncer de mama, idealmente en mujeres mayores de 40 años.

Pero existen casos particulares en los que el médico puede indicar su uso. Una vez realizada la mastografía se clasifican los hallazgos empleando los criterios del Colegio Americano de Radiología. Cuando el resultado es normal, solo se pedirá al paciente que repita el estudio dentro de un año, pero cuando el reporte es de malignidad, entonces se realiza biopsia para continuar un tratamiento.

La mastografía es el único estudio que ha logrado, mediante la detección temprana, reducir la mortalidad por cáncer. Hoy en día existen mastógrafos más sofisticados que empleando imágenes digitales permiten delimitar mejor las “masas” o “bolitas”.  

La Tomosíntesis es una combinación de mastografía y tomografía, que permite ver en tercera dimensión las lesiones. Los estudios como ultrasonidos modernos o de alta resolución, resonancia magnética o Tomografía Computada son estudios complementarios que de ninguna manera sustituyen a la mastografía como método de prevención y diagnóstico del cáncer de mama.


vademecum_64@yahoo.com