VADEMECUM

Homosexualidad. ¿Hay regreso?

Hace apenas unos pocos años atrás, en Estados Unidos nació un movimiento que aseguraba que los homosexuales podían dejar de serlo. Es decir, la consideraba como una enfermedad que tenía curación. Un montón de clínicas aparecieron por todos lados, y afirmaban que el 30% de los gay que se habían sometido a esta terapia estaban curadas. El tratamiento duraba de dos a seis semanas y costaba cerca de seis mil dólares. Muchos de los terapeutas habían sido homosexuales, pero según ellos habían “regresado” a ser heterosexuales y hombres de familia.Fue hasta el año 2009 cuando la Asociación Americana de Psicólogos proclamó que todo esto de la cura de la homosexualidad era una farsa, la terapia para convertir a los homosexuales en heterosexuales no funcionaba, y además favorece la depresión y el suicidio en los homosexuales.La imposibilidad de cambiar la orientación homosexual en las personas, favorece la teoría de que la orientación sexual se define en el cerebro en etapa intrauterina; dicho de otra manera la persona Gay nace, no se hace. Aunque algunos aun piensan que el entorno y medio ambiente sí son decisivos en la orientación sexual. Muchas cosas se han intentado para cambiar la homosexualidad: terapias hormonales con la administración de testosterona, medicamentos que influyen la libido, castraciones, choques eléctricos en el cerebro, y hasta el encarcelamiento como el del escritor Oscar Wilde, y hasta hoy ninguno ha funcionado. El ser Gay dejó de considerarse una enfermedad en 1992; cuando se borró de la lista en la Clasificación Internacional de Enfermedades.La idea de curar la homosexualidad nace del pensamiento que considera a los Gay “Antinaturales” La homofobia es la creadora de estas creencias, y argumentan que el ser humano es la única especie con homosexualidad; argumentan que en el resto del reino animal no existen las relaciones homosexuales. Pero se ha demostrado la homosexualidad y bisexualidad en cientos de especies animales: gaviotas, simios, hasta en insectos como las moscas. En Nueva York en el zoológico Central Park existe una pareja Roy y Silo, son pingüinos y copulan entre ellos y pudieron empollar juntos un huevo prestado.El hecho de que ningún tipo de tratamiento o intervención haya podido cambiar la orientación sexual de un Gay, afianza la idea de que es durante el desarrollo y madurez cerebral donde se determina la homosexualidad, y posteriormente no se puede modificar. 


vademecum_64@yahoo.com.mx