VADEMECUM

Dr. Radical

Durante muchos años, el tratamiento contra el cáncer se basó en diversos remedios; ninguno incluía la cirugía; se creía que, con el corte y disección de los tejidos, los tumores se diseminaban más fácilmente.

Más tarde, al surgir la anestesia y la antisepsia, se dio un gran salto en el manejo quirúrgico de los enfermos.En 1874, en Nueva York, se graduó como cirujano William Stewart Halsted.

De este doctor nació el concepto de cirugía radical; se propuso eliminar el cáncer con su hábil manejo del bisturí. Todavía durante esta época los pacientes se operaban en una mesa de cocina, los hilos de sutura se ablandaban con saliva, las heridas quirúrgicas se dejaban al descubierto con los hilos “colgando”; los cirujanos guardaban el bisturí en los bolsillos.

Desanimado de este mundo oscuro, Halsted viajó a Europa donde aprendió la cirugía oncológica. Al regresar a EU empleó cocaína como anestésico; era una droga fácil de usar para las operaciones. En 1890 Halsted quiso extirpar el cáncer de mama desde “la raíz”; eliminaba el tumor, la mama entera, los ganglios, los músculos pectorales y las costillas: Mastectomía Radical.

Los resultados iniciales fueron favorables; pero luego aparecieron las recurrencias y algunos pacientes fallecían. ¿Valía la pena desfigurar a las pacientes en el intento de curar el cáncer?  ¿Realmente curaba el cáncer?.Para saber esto, habría que continuar vigilando durante años a los pacientes operados.

Pronto se percató que la cirugía radical curaba a los pacientes con un tumor localizado y pequeño en la mama; mientras que en aquellas mujeres en las que el cáncer ya se había extendido al pulmón o al hígado, los resultados eran desastrosos.

Para decirlo más claramente: “El éxito del tratamiento quirúrgico del cáncer no depende de la intensidad con que se use el escalpelo y de la cantidad de tejido extirpado; más bien depende de la ubicación y extensión del tumor”.  

Esta revelación fue muy dolorosa para el Dr. Halsted quien vivió una vida solitaria, solamente acompañado por su adicción a la morfina y su esposa Carolina Hampton, su ex jefa de enfermeras. 


vademecum_64@yahoo.com.mx