Articulista invitado

Fonadin: infraestructura para más infraestructura

El efecto multiplicador del fondo incentiva la participación privada y da viabilidad a la alta rentabilidad social


El Programa Nacional de Infraestructura (PNI), comprometido por la administración del presidente Enrique Peña Nieto, tiene la tarea de conectar de manera segura y eficiente los centros de producción con los de consumo, con los puertos, las fronteras y los sitios turísticos, a fin de propiciar la competitividad y el crecimiento económico con un claro balance geográfico.

Si bien las condiciones económicas mundiales se han modificado considerablemente en los últimos años, el compromiso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de dotar de más y mejores carreteras se mantiene. El reto es mantener un enfoque responsable en las finanzas públicas, sin dejar de lado la generación de infraestructura, ejerciendo los recursos con eficiencia y transparencia.

Frente a este escenario, era indispensable buscar alternativas de financiamiento para continuar con las metas planteadas. De esta forma, el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) se consolidó como un aliado fundamental para la SCT, que apuntala al desarrollo del PNI.

Desde su creación, el Fonadin ha participado en 117 proyectos, a través de apoyos recuperables y no recuperables, subvenciones, asociaciones público-privadas, pago de derecho de vía, elaboración de estudios y proyectos e infraestructura hidráulica, medioambiental y urbana, entre otras.

Cada peso que aporta el Fondo se traduce en una inversión total de más de dos pesos que beneficia directamente a la economía de México. El efecto multiplicador del Fonadin incentiva la participación privada y da viabilidad al desarrollo de infraestructura de alta rentabilidad social con necesidades financieras.

De 2013 a 2017, la inversión del Fondo en nuevas carreteras asciende a más de 37 mil millones de pesos. En el mismo lapso ha comprometido una inversión mayor a 73 mil mdp para la modernización y conservación de 49 tramos concesionados, los cuales suman más de 4 mil kilómetros, y entre los que destacan las autopistas México-Cuernavaca, México-Puebla y México-Querétaro, Estación Don-Nogales, Autopista Durango-Mazatlán, Viaducto Elevado Tlalpan y Paso Exprés de Cuernavaca. Dichas obras han permitido mejorar la movilidad y la seguridad de nuestras vías y han sido claves en la creación de un significativo número de empleos, además de contribuir a la competitividad de México.

Mediante la administración de estos activos concesionados al Fondo, el gobierno de la República genera recursos que se utilizan para infraestructura carretera. Los mexicanos contamos con el Fondo como un instrumento clave para fomentar círculos virtuosos y activos autofinanciables; es decir, con el Fonadin se desarrolla infraestructura que se convierte en inversión para más infraestructura.

*Subsecretario de Infraestructura. Secretaría de Comunicaciones y Transportes