Comunicación en línea

El sorteo, la final, la virgen y las reformas

Entre el sorteo del Mundial de Futbol Brasil 2014, la final del futbol mexicano, la conmemoración de la Virgen de Guadalupe y la discusión de la reforma energética, así despedimos los mexicanos este año 2013 en el mes de diciembre con una agenda mediática muy clara y variada, en la que sin duda los temas de mayor impacto serán las mañanitas a la Morena y el domingo el juego entre América y León, mientras los senadores continúan discutiendo el futuro de los energéticos en nuestro país.
La mera especulación de que el sorteo del mundial del futbol pudo ser "arreglado", así como la discusión de los grupos y sobre todo de los equipos que enfrentará México en Brasil, han hecho que los temas sociales, políticos y económicos estén quedando en segundo o tercer término este año, en que está por comenzar la mexicana tradición festiva del maratón "Lupe-Reyes".
Más allá de los debates legislativos que sólo un selecto grupo de mexicanos entiende, del folclore de algunas voces de izquierda en contra de la reforma energética, la gran mayoría de mexicanos sigue sin entender los fines y alcances de estas iniciativas y lo ve más como un tema político entre partidos y por supuesto desconfía de lo que vaya a resultar, cualquiera que sea el final, por lo que seguramente prefiere hablar de la próxima final del balompié nacional o está en su semana devota con la Virgen de Guadalupe.
Así se marcan las preferencias mediáticas de un pueblo "guadalupano" como el mexicano, en el que contrastan las creencias de la feligresía católica con una serie creciente de pensamientos, filosofías y doctrinas existenciales, muchas veces antagónicas a la religión más popular en el país, como sucede con el caso expansivo de la "kabbalah" que en esencia trasgrede los principios del cristianismo, aunque muchos lo siguen sin saber sus orígenes, igual que la multiplicación del "guruísmo" en todas sus corrientes y que denota una necesidad imperiosa del pueblo por llenar sus vacíos individuales o colectivos, así sea con un juego del América o con las mañanitas de Lucero o Pedro Fernández en la Basílica.Más que discutir sobre la esencia "guadalupana" del pueblo mexicano o sus creencias y necesidades, mucho menos de querer saber qué pasará con el petróleo de nuestro país, hoy la gran mayoría de los habitantes de este país están hablando de la primera final de futbol que no será televisada por Televisa o TV Azteca y a la cual sólo podrán acceder quienes tengan sistema de paga, debido a que el León vendió sus derechos a Fox Sports, aunque el de vuelta si se podrá apreciar por la televisora de San Angel, dueña del equipo más odiado pero más popular, el América.
Finalmente, como dice un viejo refrán, lo único serio en México, es la lucha libre.