Comunicación en línea

Los saldos pendientes

Cuando faltan aproximadamente cuatro meses para el relevo en las administraciones municipales y a casi tres meses de que la población eligió a sus nuevos alcaldes, en varios ayuntamientos están realizando los llamados trabajos de transición en los cuales los salientes preparan los reportes para los entrantes.

Además de todos los trabajos burocráticos que implica el cierre de administración y la rendición de los últimos informes del estado que guardan los ayuntamientos y sus cuentas, quizás sea momento de preguntarle a la población los saldos pendientes que heredan quienes se van y sus peticiones reales para los que entran, más allá de lo que prometieron en campaña, en programas concretos que traduzcan en acciones las necesidades de la gente.

Evidentemente por tratarse de la capital del estado, el municipio de Puebla es el que despierta mayor interés y se realizan ya evaluaciones de su alcalde Eduardo Rivera Pérez quien sin duda se ha distinguido por su trabajo transparente al frente de la administración aunque seguro le quedarán muchos proyectos y programas que por diversas razones no haya podido realizar y que Tony GaliFayad como sucesor deberá evaluar si lo que desea es congraciarse con los poblanos desde el principio de su gestión, para lo cual seguramente su equipo ya está elaborando los estudios de opinión cuantitativos y cualitativos para el arranque de su periodo.

Sin duda de las herencias que dejará pendiente el alcalde Rivera Pérez y que son por mucho parte de los reclamos principales de los poblanos, tienen que ver con vialidades, transporte público e inseguridad, problemas que aqueja la ciudad y que desafortunadamente no se aprecia una solución siquiera para poder enfrentarlo, sea o no sea de la esfera municipal.

Muchos opinarán que Gali Fayad al haber sido un estrecho colaborador del gobernador del estado tendrá una mejor interlocución y será un gestor nato para poder resolver problemas de los poblanos estén o no estén en la esfera del gobierno municipal y que son muchos de los que no pudo solucionar Rivera Pérez.

Baste dar una viaje en vehículo por todo el bulevar Norte en sentido de Hermanos Serdán a Boulevard Cinco de Mayo para darse cuenta de la cantidad de baches que abundan en esa sola arteria, además de la sobrepoblación de camiones urbanos y taxis que sin el menor respeto al prójimo, hacen de esa vialidad una de las más conflictivas, peligrosas y simbólicas de la ciudad que “no queremos” los poblanos.

Adicionalmente, el incremento de robos y delitos del fuero común que muchas veces son de competencia municipal y que cada vez más hacen que el poblano ordinario entre en psicosis, afirmando que nuestra capital cada vez es más peligrosa y no refiriéndose al crimen organizado como en otros estados del país, sino a la delincuencia cotidiana que prolifera en la ciudad.

Es momento para que los ciudadanos eleven la voz y comuniquen a Rivera Pérez cuál es su saldo pendiente y le expresen a GaliFayad sobre sus deseos para la ciudad.