Comunicación en línea

El respeto ¿al derecho ajeno?

Pasado el "puente laboral" que lo mismo celebra la expropiación petrolera que el nacimiento de Benito Juárez, temas ambos que muchos jóvenes desconocen e incluso piensan que el asueto fue por la entrada de la primavera, es digno detenerse a reflexionar cómo está en nuestra modernidad una de las máximas juaristas que reza "entre los individuos como en las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz".
Esta frase con casi 147 años de haber sido acuñada por el presidente Juárez en esa época de la historia mexicana, al margen del contexto en la que fue inspirada, según algunos en "La paz perpetua" de Immanuel Kant, hoy en pleno siglo XXI desafortunadamente sigue siendo tan necesaria como imperativa como el momento en que el benemérito la enunció.
En términos de las naciones podríamos preguntarnos si el intervencionismo de las potencias en asuntos de carácter global son dignos del respeto al derecho internacional.
En lo que al individuo respecta, al menos en nuestro entorno inmediato, sería prudente analizar si respetamos las diferencias ideológicas, de preferencia sexual, de religión y credo (entre muchas otras), de nuestro prójimo, para saber si esa frase tiene validez y vigencia en nuestra época.
Desafortunadamente en un mundo globalizado y lleno de publicidad "aspiracional", en el que predominan los estereotipos sociales y las tendencias "modernas", es común encontrar violaciones innumerables a los derechos de las personas en todos los ámbitos, comenzando por el núcleo familiar.
Haciendo esta reflexión llegamos de forma casi automática a la frase "puedo no estar de acuerdo con lo que dices pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarlo" que muchos atribuyen a Voltaire y que en realidad es de Evelyn Beatriz Hall que escribió el título "Los amigos de Voltaire" y la utilizó para describir al pensador.
En ese sentido, ¿existe en nuestra familia, en nuestra comunidad, en nuestra sociedad, en nuestro país, en nuestro mundo, el derecho a que cada uno piense lo que quiera y haga lo que quiera siempre y cuando no atente contra los demás o vivimos en un mundo represor, persuasivo y controlador?
Desafortunadamente, a 208 años del natalicio de Benito Juárez, motivo por el cual las labores oficiales se suspendieron ayer en México, la respuesta a muchas de estas interrogantes es no. Y ni que decir de otra de sus frases en la que mejor no nos metemos y que decía más o menos, "los servidores públicos deben consagrase al trabajo y disponerse a vivir en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala".