Comunicación en línea

¿Qué pasa en el poder judicial de Puebla?

Contrario a lo que sucede en otros poderes del gobierno y en otras instancias gubernamentales, el Poder Judicial del estado de Puebla parece rehusarse a la modernización y la aplicación de la justicia expedita, conservando los esquemas anquilosados entre litigantes, burócratas y autoridades del Tribunal Superior de Justicia.

Si bien a nivel federal, ha habido reformas que hacen pensar que la justicia en este país se está modernizando, como lo es el tema de los juzgados orales o el sistema electrónico de control y gestión judicial que presume la página de internet del Tribunal Superior de Justicia, a cargo del magistrado Roberto Flores Toledano, la realidad en las salas de juzgados y de magistrados, dista mucho de lo que un país vanguardista quisiera tener.

Abogados consultados que asisten con regularidad a litigar en el poder judicial del estado, refieren que la figura de secretario de sala está muy sobre-estimada y que en muchas ocasiones estos funcionarios o funcionarias tienen atribuciones mayores en asuntos burocráticos, que suelen entorpecer la aplicación expedita de la justicia e incluso los acuerdos, resoluciones o sentencias de los jueces, representando este cuello de botella en los trámites judiciales, una zona donde en el menor de los casos hay que quedar bien con estos personajes, ofrecer algunos favores o incluso son zonas propicias para la corrupción y en la mayoría de los casos a espaldas de los titulares de las salas o juzgados.

Estos funcionarios se vuelven tan poderosos de poder tomar decisiones, que entorpecen la rapidez para aplicar la justicia, archivan expedientes, se vuelven muy requisitosos, como buscando el cómo detener los casos que llegan a sus escritorios, sin importarles que con ello contribuyan a los altos índices de rezago en el estado, por lo que litigar en Puebla en muchos casos se vuelve un verdadero vía crucis.

Lamentablemente esto afecta a miles de poblanos, que confían en las leyes de este país, ya sea en los terrenos familiares, civiles, mercantiles o penales, que en muchas ocasiones por estos lentos procedimientos, burocratismo e incluso presumible corrupción para que los expedientes fluyan o se detengan, hace que los ciudadanos busquen aplicar la justicia de otra forma o por su propia mano.

Las condiciones en que se litiga en el estado, los expedientes rezagados y el burocratismo con el que funcionan los juzgados y las salas del tribunal, sin duda es un área de oportunidad, en el que las autoridades deberían pronto analizar y darle soluciones para que este poder esté a la altura del desarrollo que Puebla aspira a tener.

http://twitter.com/omarcervantes67