Comunicación en línea

La era de la desinformación

Paradójicamente a lo que debería ser nuestra era contemporánea de la globalización tecnológica, del espacio cibernético sin fronteras y de la continua innovación científica, desafortunadamente en algunos contextos podríamos afirmar que estamos en una era de completa desinformación.

Recuerdo allá por los 80s cuando estudiaba los modelos en aquel entonces “a futuro”, de la siguiente ola, de la aldea global y otros conceptos que se me hacían inverosímiles y que los nacidos en los 90s y posterior hoy los viven como una realidad única, mi hipótesis era que cuando llegaran esos tiempos, se terminaría la ignorancia, se multiplicaría la transmisión cultural y al ser herramientas al alcance de todos, viviríamos en un mundo informado y lleno de conocimientos.

Lo que nunca imaginé es que pudiera ser una era donde abundaría la falta de veracidad en mucho de lo que se publica.

El pasado viernes recibí un mensaje estando en la ciudad de México, que me compartía del cierre en la autopista México-Puebla por casi tres horas, desquiciando obviamente la circulación vehicular y atribuyéndosela a los manifestantes que reclaman justicia en Guerrero. Horas más tarde escuché algunas noticias y no supe nada de este bloqueo carretero, por lo que me di a la tarea de investigar hasta finalmente encontrar en twitter que en efecto, sí había existido cierre de carriles antes de llegar a Chalco, con la diferencia que era un asunto local, de unos gaseros, que nada tenían que ver con lo ocurrido en Guerrero.

Y un tema de mucha actualidad que me tiene impresionado es el del ébola en el que existe tanta desinformación como mitos y realidades al respecto y que en unos casos causa psicosis colectiva y en otros más ha desarrollado tremendas historias de un complot internacional y en mi opinión personal, los ciudadanos más corrientes que comunes, estamos muy lejos de saber el origen, el trasfondo y los escenarios de esta recién difundida enfermedad.

Lo que más me decepciona en la actualidad es que estudiantes universitarios y de bachillerato, hablan con mucha “autoridad” de todos estos temas que circulan en la red y que cada vez más los aleja de las bibliotecas o de las fuentes informativas documentadas y veraces, haciendo generaciones expertas en discutir y opinar sobre lo que en verdad no saben, pero lo leyeron “por ahí” o alguien “se los compartió”.

http://twitter.com/omarcervantes67