Comunicación en línea

Vecinos Distantes

Para los fans del fitness y el físicoconstructivismo mexicano, podría aplicarse la frase “tan cerca del subdesarrollo y tan lejos de Las Vegas”, como el libro de Alan Riding “Vecinos Distantes”, con una realidad contrastante en este deporte entre México y Estados Unidos.

Apenas la semana pasada se llevó a cabo la edición número 49 del Mr. Olympia y del llamado “Fin de Semana Olympia” y pudimos constatar una vez más que la realidad del “sueño americano” es completamente distante a lo que un deporte marginado y subestimado viven los físicoconstructivistas mexicanos.

Si bien es cierto el “americanshowbizz” es una de las bondades que enmarca al Mr. Olympia que desde hace varios años se hace en Las Vegas, estar presentes en el centro de convenciones de esa ciudad y poder comprobar que cada año la Expo-Olympias es más grande y tiene mayores visitantes y expositores de la industria del fitness y el wellness, nos hace reflexionar a los mexicanos en lo que nos hace falta para algún día llegar a esos niveles.

Cada año en la expo nuevas y grandes marcas de la industria de los suplementos alimenticios, equipos de gimnasio, ropa, accesorios, diversificación de actividades deportivas y todo lo que engloba el mundo del físico, la salud y el bienestar, además de ver a los grandes ídolos de todos los tiempos cobrando por tomarse fotografías con el público (como Lou Ferrigno y Lee Haney) haría pensar a cualquiera que además de todos los beneficios que genera a la población una cultura de esa naturaleza, ofrece grandes posibilidades de desarrollo productivo y empresarial.

Esta pasada edición del Mr Olympia, que enmarcó el tricampeonato de Phil Heath, sirvió como homenaje póstumo al “padre del físicoconstructivismo” moderno, JoeWeider, el primer año que tras su muerte se lleva a cabo esta actividad y que al escuchar a todos quienes se expresaron de él, coinciden en tuvo la visión necesaria para que este deporte se haya expandido y llegado a ser lo que hoy es en Estados Unidos y en Europa.

Lamentablemente, México, tan cerca de los Estados Unidos, adolece de una visión empresarial y liderazgo que haga enmarcar a todos quienes conformamos este medio, en un contexto que nos permita a todos ver las áreas de oportunidad que ofrece este submundo, en un país donde tenemos el nada honroso primer sitio de obesidad, diabetes y sus derivados.

Si cada vez hay más gente que se pone los tenis y practica alguna disciplina deportiva, esperemos que México pronto derribe la barrera entre el subdesarrollo, los monopolios, las envidias entre asociaciones y empresarios, para que todos unidos algún día vivamos muy cercano al “sueño americano”.

Por lo pronto, este año, el mejor evento que había tenido México en esta disciplina “Sólo los más fuertes” y que es lo más parecido que se ha visto a los que se hacen en Estados Unidos, no podremos tenerlo por criterios aberrantes de los federativos que piensan más en el poder y sus intereses que en abrir espacios de primer nivel para todos los que estamos en este medio. Esperemos que pronto Mauricio “Morriz” Garza, vuelva a organizar estos excelentes espectáculos.