Comunicación en línea

Momento de evaluaciones

Este próximo domingo se cumple un año de que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia de México e inició una nueva era para el PRI, después de 12 años de gobiernos panistas, por lo que en los próximos días seguramente circularán todo tipo de evaluaciones a favor y en contra de sus programas y acciones.
Desde septiembre pasado en ocasión del Primer Informe de Gobierno de Peña Nieto, se han publicado ya las opiniones y calificaciones de los diferentes grupos políticos y sociales del país, algunas muy favorables y otras muy críticas hacia el gobierno de la República, aunque será este domingo cuando se cumpla el primer año del nuevo régimen y los ciudadanos puedan poner en la balanza sus diversas evaluaciones.
Es importante al momento de ser expuesto a una evaluación pública, saber la metodología, el medio que la difunde, conocer la fuente primaria que la realiza y por supuesto el propósito de la misma, ya que como dice el viejo refrán, “en este mundo nada es verdad ni es mentira, todo depende el color del cristal con que se mira”.
La mayoría de las casas encuestadoras indagan, además del perfil sociodemográfico del encuestado, los asuntos que se consideran principales para el ciudadano como su propia capacidad económica actual comparada con la de hace un año, su empleo, las condiciones de vida de su familia, así como los temas de percepción como son la seguridad pública y los principales programas de gobierno, para finalmente preguntar si aprueba o desaprueba la gestión del gobernante y en ocasiones pedir una calificación del uno al diez.
Si bien es cierto la estadística trabaja con datos duros, es un hecho innegable que las respuestas del entrevistado dependen de muchas circunstancias de su contexto actual y su visión presente de los asuntos que más le han impactado, por lo que en su mayoría, las encuestas que se difunden en fechas como la próxima, son sólo la expresión u opinión del momento y forma en que fueron realizadas.
Es un hecho que los diferentes grupos de poder en el país querrán difundir unas u otras encuestas dependiendo del interés que tengan, ya sea el de aprobar o reprobar la gestión del mandatario, en un claro juego mediático de persuasión, lo cual no obsta para que en Los Pinos y en Bucareli tengan todo tipo de información que les permita tener una percepción completa e integral del país en aras de corregir las áreas de oportunidad de los proyectos principales de gobierno y darle continuidad a aquellas decisiones que hasta la fecha les estén dando la mayor rentabilidad política.
Al final de cuentas, lo que debería hacer cualquier gobernante es ponderar todos los estudios de opinión al respecto de su gestión, además de salir a la calle y preguntarle de frente al ciudadano como ha visto su primer año de gobierno, que es finalmente quien aprueba o desaprueba lo que vive día a día.