Comunicación en línea

México unido por un balón

El viernes pasado le dio vueltas a las redes sociales la fotografía del presidente Enrique Peña Nieto celebrando el gol de México contra Camerún, los héroes al menos de ese fin de semana fueron los pupilos de Miguel “El Piojo” Herrera y los titulares principales de los noticieros televisivos sin duda han sido relacionados a la presentación del tricolor en el Mundial Brasil 2014 con un triunfo que por unos momentos y días hizo desbordar la euforia nacional y olvidar algunos otros asuntos de la agenda político-social-económica-cultural de este país.

Las calles de 11 de la mañana a cerca de las 3 de la tarde del viernes en casi todo el país lucían vacías, como si todo México estuviera atento al televisor y un balón adentro de la portería de Camerún le brindara a los mexicanos el júbilo explosivo que espera una sociedad ávida de noticias favorables, entregada a héroes deportivos-televisivos que nos representan en una competencia mundial y deseosos de olvidarse de las notas negativas que todos los días circulan en los medios de comunicación.

Algunos críticos en tono sarcástico comenzaron a circular los tradicionales “memes” aludiendo a que mientras todo México está unido por un balón, los legisladores concretan reformas nacionales y a “espaldas del pueblo” saquean la nación mientras todos estamos atentos al desempeño del conjunto nacional en una justa futbolera.

Que mejor escenario para comenzar por adelantado el día del padre que por esta ocasión fue como un “puente festivo” de viernes a lunes y que en algunos lugares seguramente se prolongará hasta este martes cuando nuevamente juegue nuestra selección nacional y enfrente al país anfitrión, en el juego que mayor rating tendrá seguramente en todo el mundial, al menos en nuestro país.

Así que hoy martes seguramente es “asueto no oficial” en todo el país, que si el viernes se paralizó por un juego a las 11 de la mañana, por esta ocasión no podría estar mejor agendado, a las 2 de la tarde, para que sea comida, sobre mesa y análisis posterior al encuentro, en el que gane o pierda la escuadra azteca, será motivo de una tarde etílica en muchos rincones de esta pintoresca nación.

¡Qué capacidad de convocatoria de un conjunto de 23 jugadores que simbolizan el anhelo de los mexicanos de disfrutar una batalla ganada, la idiosincrasia expresada a nivel internacional y las esperanzas puestas en un duelo que durante 90 minutos provocará que no haya nada más importante que la ilusión de darle una sorpresa a los brasileños!

Ya después del futbol, veremos qué pendientes tenemos cada uno en lo individual, en lo familiar y hasta como nación, por lo pronto, que ruede la pelota.

http://twitter.com/omarcervantes67