Comunicación en línea

Imagina: desde John Lennon hasta Teleton

Ayer al cumplirse 34 años del asesinato de uno de los genios musicales del siglo pasado, John Lennon, por todos los medios sonó fuerte “Imagina”, uno de sus temas emblemáticos, muy adhoc en esta época donde algunos, los menos, pretenden dividir a México, al planeta, a la humanidad.

“Imagina a toda la gente, viviendo para el día de hoy… imagina que no hay nada por lo que matar o morir, sin religiones… imagina a toda la gente viviendo la vida en paz… puedes pensar que soy un soñador, pero no soy el único, espero algún día te unas y el mundo pueda ser uno solo”, reza la letra del fallecido y controvertido exlíder de los Beatles.

Este mensaje me hizo reflexionar en nuestro país o en nuestras propias circunstancias personales y yo agregaría algunas estrofas a la lírica del genio. Un mundo, un México en el que la conciliación y el amor sean las monedas de cambio por encima de querer tener la razón; un mundo donde se encuentren soluciones que sumen y no que dividan; un mundo que nos haga reconocer nuestras fallas, admitirlas y corregirlas, en lugar de estar viendo las fallas de los demás; un mundo donde asuma mi responsabilidad y no me la pase pensando que soy víctima de todo y de todos, es decir, simplemente, un mundo, un México lleno de humanidad y amor universal, sin agendas ocultas, sin radicales que buscan dividir y engañar, sin odios, sin frustraciones y sin resentimientos sociales.

Y que mejor muestra de que sí se puede que el aplaudir que una vez más, los mexicanos demostramos que somos nobles y solidarios, que estamos por encima de agendas negativas cuando se trata de apoyar causas nobles, como sucedió el fin de semana pasado al rebasarse de nueva cuenta la cifra esperada para el Teletón 2014, a pesar de las campañas sin sentido en su contra.

En esta como en muchas ocasiones de mi vida, citaré la frase magistral que dice “puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”, atribuida a la biógrafa de Voltaire. Así, aunque no estoy de acuerdo, respeto a las voces discordantes, beligerantes y de quienes se manifiestan, sobre todo si lo hacen pacíficamente, cuestiono a quienes lo hacen con fines personales o de poder ocultos y aplaudo a quienes siguen creyendo en México y sus instituciones.

Cierro mi pensamiento, suscribiendo lo que ayer publicó la pluma maestra de Carlos Marín: “Para fortuna de miles de niñas y niños cuya única esperanza es que los atiendan en uno de los centros de la fundación que encabeza El Chovi Landeros, la canalla nacional terminó mordiendo el polvo y rumiando su derrota…”

http://twitter.com/omarcervantes67