Comunicación en línea

Gobiernos desvinculados

En plena era de la cibercomunicación en la que estar muy cerca de la gente es sólo una cuestión de saber usar adecuadamente las tecnologías y los canales disponibles, es increíble como algunos gobiernos e instituciones públicas están completamente desvinculados de los ciudadanos y no se han dado cuenta que la comunicación social y la comunicación política hoy en día exigen nuevas formas de interacción con la sociedad.

En un acto por demás a la vieja usanza y lleno de los formatos más anquilosados, cuando para muchos el gobierno atraviesa por una nueva crisis política y de imagen tras la fuga del “Chapo” Guzmán y la devaluación inédita del peso frente al dólar, el presidente de México buscó la semana pasada el cobijo del PRI, evocando la unidad de su partido para la “transformación” de México, como deseando enviar un mensaje de fortaleza a los ciudadanos, cuya respuesta en las redes sociales fue realmente agresiva y en su contra.

Si bien el PRI como partido en las pasadas elecciones federales logró una mayoría relativa en el Congreso de la Unión, al parecer los jerarcas de esa institución política y los cerebros estratégicos de Los Pinos no han sabido interpretar las derrotas que su partido sufrió en algunos estados como Querétaro y Nuevo León, cuyos resultados tienen mensajes muy claros para el tricolor.

Mientras en Querétaro el PRI, de la mano de uno de los gobernadores mejor posicionados del país, José Calzada, entregó en las urnas el siguiente sexenio al gobernador electo del PAN, Francisco Domínguez, en Nuevo León en una elección histórica, el primer candidato independiente, Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón, humilló al partido del gobernador Rodrigo Medina y del presidente Peña Nieto con una campaña muy cerca de los ciudadanos, donde las redes sociales fueron un elemento muy importante en su estrategia electoral.

Escándalos de corrupción, malos candidatos, crisis de imagen y sobre todo una desvinculación entre la agenda pública y la agenda de los ciudadanos, han sido, entre otras cosas, factores determinantes en elecciones como las de estos dos estados y es un creciente sentir nacional que no sólo amenaza al PRI para las elecciones del 2018 en pleno arranque de la sucesión presidencial, sino que tiene inmerso al gobierno de la república en un desgaste en la comunicación con los mexicanos apenas en la mitad de su sexenio, con toda clase de especulaciones en torno al presidente de la república y su gabinete.

En lugar de hacer un análisis a fondo de los descalabros electorales pasados para el priísmo, estudiar cuáles son los temas y áreas de oportunidad para reconciliarse con los ciudadanos y establecer nuevas formas de vinculación, el PRI-Gobierno prefirió un evento al puro estilo añejo para que en ese terreno, sus subordinados le dijeran al presidente que todo está bien, que estamos avanzando y le levantaran la mano, contrario a lo que la gran mayoría de los mexicanos hubieran hecho, aunque aún hay tiempo de corregir el rumbo, comenzando por una nueva forma de comunicarse con sus gobernados basada en la empatía y saberlos escuchar.

http://twitter.com/omarcervantes67