Comunicación en línea

Entender los tiempos que vivimos

En el ámbito de la comunicación social pública, la cual conozco por dentro de las entrañas desde 1991, normalmente es un área de apoyo y rara vez se convierte en noticia, por lo cual destaca este viernes pasado el protocolo del presidente de México para tomarle protesta al nuevo coordinador general, Eduardo Sánchez Hernández, a quien le pidió “entender los tiempos que vivimos de mayor apertura, de tener una sociedad crítica y abierta que es bienvenida en el México democrático”.

Enrique Peña Nieto usó los términos “innovación, acercamiento y amplio respeto a los medios de comunicación”, en su mensaje que ha sido interpretado como reconocimiento de que esas características precisamente estaban haciendo falta en su gabinete y que a la postre quizás haya influido en la crisis de imagen, confianza y credibilidad de su gobierno, que él mismo reconoció en días pasados.

En mi carrera de comunicador con 28 años activo, he podido atestiguar desde adentro del sistema, la evolución del oficio de la comunicación política en nuestro país, desde haber sido un auxiliar operativo en 1991 en un gobierno despilfarrador encabezado por Carlos Salinas de Gortari, hasta haber encabezado la comunicación gubernamental de Nuevo León por seis años completos en el sexenio de José Natividad González Parás, desde donde me tocó ver la transformación y diversa concepción del área primero a cargo de la gente de Martha Sahagún en el mandato de Vicente Fox y después la labor de uno de los coordinadores más jóvenes e innovadores, Max Cortazar, con Felipe Calderón.

Por ello llama la atención que al despedirse de David López Gutiérrez, uno de sus más cercanos colaboradores desde hace 10 años, a quien dicho por él mismo lo une una entrañable amistad, y a quien se le reconocía un gran oficio, aunque muchas críticas por la manera anquilosada y antigua de conducir la comunicación con su grupo de amigos, todos ellos una generación arriba del actual círculo de poder, el presidente haya sido enfático con su nuevo coordinador para exigirle innovación y adecuación al “tiempo en que vivimos”.

La comunicación pública hoy, en esta era tecnológica y de apertura, no debe hacerse con el boletín oficial, las relaciones públicas de restaurante o los favores de los “amigos” de los medios, hoy se requiere entender el contexto, ser empático con los ciudadanos, actualizarse en la tecnología de la información, realizar una estratégica planeación prospectiva y de “agenda setting”, entendiendo el valor de la opinión pública y la opinión no publicada para coadyuvar a la gobernabilidad y el respeto de las instituciones, comenzando por la figura presidencial, que hoy en día no sólo es cuestionada, sino ridiculizada cotidianamente en las redes sociales.

http://twitter.com/omarcervantes67