Comunicación en línea

Desencanto electoral

Exactamente dentro de dos meses, los mexicanos tenemos una cita en las urnas para elegir diputados federales en todo el país, mientras que en algunos estados tienen elecciones concurrentes de gobernadores, alcaldes y congresos locales, en medio de un desencanto electoral y una tendencia cada vez mayor de los ciudadanos en contra de los partidos políticos y en general de la clase política nacional, que en los últimos años, ha ido deteriorando su imagen.

En Puebla parece que el partido en el poder, el PAN, no tendrá ningún problema en refrendar sus preferencias en las urnas, a la vez que el gobernador Rafael Moreno Valle tiene un gran interés de que su partido avance, no sólo en el estado sino en otras entidades federativas, como un momento estratégico para sus aspiraciones presidenciales para el 2018, que ya para nadie son un secreto y que el mandatario poblano opera una importante plataforma electoral en todo el territorio nacional. Habrá que ver si la división y las pugnas de poder al interior del panismo en otros estados, no siguen afectando su popularidad y si tres años después de su derrota, logran reposicionarse como la opción de la alternancia.

Para el PRI en todo el país pareciera que el 7 de junio será un referéndum al gobierno de Enrique Peña Nieto, que de septiembre pasado a la fecha ha ido descendiendo su imagen con temas como los desaparecidos de Ayotzinapan, los casos de presuntos conflictos de interés como la Casa Blanca de la primera dama, los posibles favoritismos a la constructora Higa y en general a la situación económica del país, entre otros temas destacables que en principio inspiran ya en muchas ciudades de México una campaña extensa para promover el voto de castigo anti-PRI. Igual pasará en los estados que presentan elección de gobernador, sobre todo aquellos que salen cuestionados por deuda pública, presunta corrupción y un cansancio de la gente que quizás busque otras alternativas.

El PRD sin duda podría ser el partido con mayores pérdidas en las próximas elecciones, debido a sus pugnas internas de los grupos de poder, la desbandada de algunos de sus miembros al nuevo partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena, así como los escándalos nacionales contra el partido del sol azteca, incluyendo el episodio de Guerrero y la desaparición de los normalistas.

Motivos hay suficientes para que los ciudadanos exijan un cambio y manifiesten un desencanto y rechazo a los partidos políticos dominantes, repudien los malos resultados de la clase gobernante y en principio se muestren apáticos ante las campañas electorales.

Si bien las candidaturas independientes son una novedad, algunas con sorprendentes resultados como en Nuevo León con el expríista Jaime Rodríguez que ahora se presenta con su propio proyecto, la inequidad en los procesos y los intereses creados en el sistema electoral, hacen muy complicado que al menos en este 2015 haya grandes sorpresas en las urnas, a donde más bien los ciudadanos saldrán a expresar su voto de rechazo ante quienes se sientes defraudados.

http://twitter.com/omarcervantes67