Comunicación en línea

Cambio de agenda

Si bien este no es mi espacio deportivo de los viernes, en esta ocasión tratando un tema de comunicación masiva y cultural quiero comentar que estamos a punto de finalizar mayo, mes de temblores y huracanes, para dar paso a un tiempo que cada cuatro años se adueña de la agenda en casi todo el mundo y particularmente en México: el Mundial de Futbol.

Mi comentario deportivo lo haré en su momento en mi sección de los viernes “Desde el Gimnasio” y ahora me enfocaré a expresar que si de por sí cambia la dinámica del país con la salida a vacaciones de verano que en muchos colegios comienza a finales de mayo aunque el calendario oficial termina la última de junio, el año mundialista siempre trae consigo una serie de factores sociales, culturales y mercantiles de los que es difícil sustraerse y en que el que todos, de una u otra manera entramos en esta dinámica que más que deportiva, yo diría que es de lo que en materia de ciencias de la comunicación se llama “agenda setting”.

Así como dice el anuncio de una bebida embotellada, vive futbol, come futbol y sueña futbol, así estaremos los mexicanos prácticamente desde esta semana en que el conglomerado nacional se despide de su afición para viajar al extranjero y cumplir sus últimos compromisos previos a Brasil 2014.

Tan relevante se convierte este evento, sobre todo aquellos días en los que están programados los juegos de la Selección Mexicana y que prácticamente se vuelven de asueto, que desde el presidente de México, casi toda la clase política y todo el país inundará las redes sociales, los medios masivos de comunicación y las pláticas de café, de comentarios alusivos al llamado equipo tricolor.

En una frase, al menos en materia de opinión pública, el país se paraliza y todo se vuelve en torno a un balón y al papel que realicen quienes portarán el uniforme nacional.

Dicen los que saben de estrategias comunicación que esta es una época propicia para dar noticias “desagradables” o de bajo perfil, hacer movimientos sigilosos mientras todo el país está atento a una serie de juegos de futbol, como también quienes tienen pensado iniciar alguna promoción o campaña, han marcado receso en su calendario hasta que haya concluido la fiebre futbolera.

En términos de psicología social y sociológicos, lo que habremos de vivir las próximas semanas, revestido de un patriotismo fantasioso ligado a un equipo de futbol que porta la playera verde y el escudo nacional, es una especie de catarsis colectiva en la que de mucho dependerán los resultados del conjunto azteca y las manifestaciones de júbilo o derrota, para determinar el estado de ánimo de la consciencia circular que como país estamos cercanos a comenzar a personificar en la versión 2014.

http://twitter.com/omarcervantes67