Vuelta prohibida

Las reformas van

Más allá de los pataleos y bloqueos de los partidos de la Revolución Democrática y Acción Nacional contra las reformas estructurales, que han retrasado la aprobación de sus leyes secundarias, la semana que empieza la maquinaria legislativa seguirá funcionado y todos estos cambios estarán aprobados a más tardar el 4 de mayo.

La agenda pendiente en el Senado de la legislación secundaria de las reformas impulsadas por Enrique Peña Nieto será desahogada durante esta semana de Pascua. Las fracciones parlamentarias que coordinan Emilio Gamboa Patrón en el PRI, Jorge Luis Preciado en el PAN y Miguel Barbosa en el PRD han acordado un calendario para la discusión y aprobación de las leyes secundarias en materia política, energética, de telecomunicaciones y de competencia económica, las más relevantes de los últimos cinco lustros.

La negociación política, al parecer, rendirá frutos, a pesar de que el PRD logró retrasar, aunque sea por unos días, las votaciones en el pleno del Senado debido a que pretendió amarrar el destino de la reforma energética a modificaciones relevantes de la ley de telecomunicaciones.

Sin embargo, tanto en las fracciones del PAN como del PRD las posiciones de sus coordinadores no cuentan con el apoyo de todos los senadores panistas y perredistas, con lo cual habría la posibilidad de que juntos PAN, Partido Verde y Nueva Alianza pudieran aprobar las leyes secundarias por mayoría simple y con la oportuna inasistencia de cuatro senadores de los grupos de PRD y PAN, por lo que ni Preciado ni  Barbosa quisieron jugársela y romper todos los puentes de negociación y se abrieron al diálogo con Gamboa y los priistas que, sin duda, buscan que las reformas se aprueben con la participación del mayor número de partidos posibles.

Con todo y los últimos jaloneos, el calendario legislativo se apretó; también existe ya un acuerdo para que, en principio, en caso de que las leyes secundarias no estén aprobadas el 30 de abril, se convoque a un periodo extraordinario del 1 al 4 de mayo para desahogar las votaciones faltantes

Al final, más allá de los dimes y diretes, los acuerdos del Pacto por México en los temas más relevantes están por ser aprobados ya con las leyes promulgadas. La parte que sigue es que el gobierno de Enrique Peña Nieto se ponga a trabajar para que cumpla su promesa de convertir en bienestar para los mexicanos el paquete de reformas estructurales.

nestor.ojeda@milenio.com