Vuelta prohibida

La ilusión de ‘El Bronco’

Ha causado mucha expectativa la declinación de Fernando Elizondo, candidato a la gubernatura de Nuevo León por Movimiento Ciudadano, por el aspirante independiente Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como El Bronco, pero en realidad hay pocos elementos concretos para considerar que puedan llegar al gobierno de ese estado.

El Bronco Rodríguez Calderón nunca ha dejado de estar en el tercer sitio en todas las encuestas que ubican como puntera a la abanderada del PRI, Ivonne Álvarez; la única que en algún momento lo puso arriba en las preferencias electorales fue la publicada por el grupo El Norte-Reforma, que ha sido cuestionada desde que se dio a conocer. Se hacía más lógico en este contexto que Fernando Elizondo declinara a favor del PAN y Felipe de Jesús Cantú, pero al parecer otros intereses, y no precisamente las encuestas electorales, definieron la alianza El Bronco-Elizondo.

En Nuevo León se comenta que el poderoso Grupo Monterrey en esta ocasión no se mantuvo homogéneo en su apoyo a alguno de los candidatos a la gubernatura.

Es más, se ubica a José Antonio Fernández Carbajal, conocido como El Diablo, de Coca-Cola Femsa, como el gran operador de la alianza El Bronco-Elizondo y de la estrategia para cuestionar e impugnar al gobierno de Rodrigo Medina de la Cruz, incluidas las filtraciones sobre presuntos actos de corrupción, así como las críticas a la situación de seguridad, aunque precisamente durante la administración que termina se lograron bajar los índices delictivos y los niveles de violencia en Nuevo León.

Junto con El Diablo Fernández, que con Femsa tiene intereses en gasolineras y tiendas OXXO, también están jugando a favor de El Bronco empresarios como Eugenio Garza Herrera, de Xignux y Prolec, empresa ligada a negocios con la CFE en la producción de transformadores; sin embargo, Sergio Gutiérrez, de Deacero, y Armando Garza Sada, de Grupo Alfa, entre otros, al parecer sí van con el PRI y su abanderada Ivonne Álvarez.

Además de que el Grupo Monterrey está dividido en sus preferencias, juega contra la alianza de El Bronco el hecho de que los seguidores de Elizondo, incluida su hija, rechazan profundamente la declinación a favor del candidato independiente, ya que consideran que se pretende juntar agua y aceite por el pasado priista de El Bronco y los antecedentes panistas de su aliado. Así que se ve difícil que, a pesar del ruido mediático, El Bronco logre llegar a la gubernatura de Nuevo León, según políticos, analistas y empresarios regios. Habrá que ver.

nestor.ojeda@milenio.com