Vuelta prohibida

Los cambios de Mancera

La lógica de los recientes cambios políticos apunta a la elección presidencial de 2018 y los realizados por Miguel Ángel Mancera en el DF no son la excepción.

En este último caso, se trata de movimientos estratégicos que debilitaron a grupos que subsisten en el PRD, mientras que a Morena le puso un alto para evitar que siga desprestigiando las pasadas elecciones, donde ganó más de lo que planeó.

Al mover a Hegel Cortés de Desarrollo Rural, el último bastión de René Bejarano, Mancera logró que la corriente IDN casi desapareciera de las decisiones políticas del gobierno de la ciudad.

Y con ello le mandó un mensaje: que operó para Morena en delegaciones donde AMLO no pudo poner candidatos: Azcapotzalco, Xochimilco, Tlalpan y Cuauhtémoc.

La salida de Rosa Icela Rodríguez, de Desarrollo Social, se da porque la mayoría de adultos mayores le dieron la espalda al PRD para irse con AMLO. Se sabe que los operadores de la funcionaria decían a los ancianos que su pensión la daba El Peje.

En el caso de Joel Ortega, su subdirector de Finanzas, Alfonso Suárez del Real, apoyó a Morena tres años, lo que le valió ser candidato por ese partido a diputado local y ganar. 

En el grupo de ex funcionarios que apoyaron a Morena también estaba Mara Robles, quien salió de la Secretaría de Educación, pero pasó a ser asesora de Mancera.

En tanto, quien se sacó la lotería fue Patricia Mercado. Sin pertenecer a ninguna corriente ni partido, Mancera busca con ese movimiento acabar con las acusaciones que Batres lanzaba al ex secretario de Gobierno Héctor Serrano, como ariete en su contra.

Otra mujer que llega es Alejandra Barrales, quien antes de la elección de 2012 fue pareja de Mancera. Deja el Senado y se incorpora a Educación. Desde ahí espera llegar a 2018 como candidata a la jefatura de Gobierno por el PRD.

También se suma al GDF una integrante de Foro Nuevo Sol: la ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García. Esto deja claro que el jefe de Gobierno apuesta por la pluralidad sin distanciarse de los principales grupos.

En tanto, Jorge Gaviño, quien fuera el líder de Nueva Alianza en el DF y desde 2012 es diputado local, llegó al Sistema de Transporte Colectivo Metro. Se trata de uno los principales actores políticos que defendió al gobierno de Mancera ante los problemas que ha generado la Línea 12.

También está Laura Ballesteros, quien impulsó la ley de movilidad, pero no más. Y finalmente Serrano, quien llega a la Secretaría de Movilidad (tema prioritario para Mancera), una de las dependencias que genera más recursos a la ciudad.

Así espera llegar Mancera a la carrera presidencial.

nestor.ojeda@milenio.com