Vuelta prohibida

México y la maldición del Cruz Azul

Cruz Azul, uno de los llamados “equipos grandes”, volvió a fracasar en su intento de conseguir el máximo título del futbol mexicano, con lo que sumará casi 17 años sin lograr el campeonato. Ayer no perdió ante el León, su rival en turno, empató a tres goles en el marcador global y, sin embargo, a pesar de haber terminado como líder del torneo local, quedó fuera de la Liguilla.

Una tragedia que se adiciona a las vividas en torneos anteriores, como la de hace un año, cuando perdió la final contra el América a pesar de ir adelante por dos goles en el marcador la mayor parte del encuentro, pero ya casi para terminar el partido se dejó empatar con un gol increíble del portero contrario, para después caer en la tanda de penales.

Cruz Azul es el equipo con más subcampeonatos, el que más finales ha perdido. Lo que habla de su regularidad. De haber ganado tan solo la mitad de las finales que ha perdido, sería en estos momentos el club con más trofeos del balompié nacional. ¿Maldición? ¿Mala suerte? ¿Acomplejamiento?

Esa pareciera ser la historia también de nuestro país, que teniendo un extenso territorio, una gran diversidad de recursos naturales, gente muy preparada y capaz, por diversas razones no ha podido despegar a los primeros planos de las grandes potencias mundiales.

Ahora, después de años de confrontación política, se han podido lograr los suficientes consensos y acuerdos entre los diferentes partidos para llevar a cabo las tan necesarias reformas estructurales que el país necesita. ¿Pero seremos capaces de llevarlas a término? ¿Nuestros políticos serán capaces de superar el atorón en las leyes secundarias en materia energética, en telecomunicaciones y político-electoral para llevar al país a las ligas mayores de la economía internacional?

Solo el tiempo dirá si nos convertiremos en la nación moderna y pujante a la que podemos aspirar o nos quedamos en el ya merito. Solo el tiempo dirá si somos capaces de superar años de corrupción, inercias y confrontación. Tal vez un día el Cruz Azul vuelva a ser campeón. Tal vez un día México llegue a ser una potencia mundial.

¿Maldición? ¿Mala suerte? ¿Acomplejamiento?

nestor.ojeda@milenio.com