Vuelta prohibida

Cumbres: los ‘pirrurris’ de ayer son los ‘mirreyes’ de mañana

Dentro del círculo económicamente privilegiado en que se incrustaron los Legionarios de Cristo, las críticas y la ola de indignación generada por el tráiler del video de graduación de la generación 2015 del colegio Cumbres Vista Hermosa son vistas como una “exageración” producto del “rencor social”. Así consideran las acusaciones de machismo y denigración de la imagen de la mujer que se alzaron al difundirse el video en YouTube.

Es más, en ese grupo social pudiente y elitista del cual el padre Marcial Maciel y sus herederos extrajeron poder, dinero e influencia, el video de los chicos del Cumbres es calificado como un producto “original”, “divertido” y que logró el cometido de generar “gran expectación” sobre el evento más importante para los 77 estudiantes de esa generación y sus acomodadas familias.

Todo se explica en la edición del 25 de marzo del suplemento Red Carpet del diario Reforma que dedica su portada a los alumnos Juan José Vidal, Gabino Fraga y Rodrigo Castañón como protagonistas del detrás de cámaras del tráiler del video de la generación 2015 de ese colegio.

“Lujo, cámara… ¡acción!” se titula el trabajo de siete planas de ese suplemento que se presenta como: “Producción de calidad cinematográfica, modelos internacionales, animales exóticos, botellas de champaña, trajes hechos a la medida y mancuernillas grabadas forman parte los detalles del tráiler que anticipa una de las graduaciones más esperadas de la temporada y para la cual, según sus protagonistas, varias chicas estarían dispuestas a todo con tal de conseguir una invitación”. A confesión de parte, relevo de pruebas dicen los abogados.

Este video simplemente es un ejemplo más de cómo se forman y cómo se ven a sí mismas las nuevas generaciones de quienes durante varias más han hecho grandes negocios en México, donde la relación entre el dinero y el poder ha dado como resultado una gran corrupción que no se ha podido extirpar de las entrañas del país y en el cual la desigualdad y la pobreza son la realidad de más de las dos terceras partes de los mexicanos. Y, por lo que se ve, estos chicos están listos para seguir el mismo modelo.

En fin, los mirreyes del Cumbres hoy son la nueva versión de los pirrurris de los años 70, una muestra de cómo las elites económicas de México poco o nada han cambiado en las últimas cuatro décadas.

nestor.ojeda@milenio.com