La planète des singes

"En alguna parte del universo hay algo mejor que el hombre", dice Taylor, en la primera adaptación a la pantalla grande de la obra de Pierre Boulle: El planeta de los simios (1963).

Viajemos 300 años luz buscando un lugar para explorar, un universo donde esta actividad es mero entretenimiento. Ulises es un periodista que forma parte de una tripulación espacial comandada por el profesor Antelle, buscando llegar a Betelgeuse (α Orionis). La obra inicia cuando Phyllis y Jinn encuentran en el espacio una botella de cristal con una carta en el interior redactada por Ulises, en la que cuenta cómo llegó a Sóror, un planeta con las mismas cualidades químicas que la Tierra.

El éxito de la novela generó la primera adaptación, a cargo de Franklin Schaffner en 1968, que inspiraría al cineasta Tim Burton para realizar su propia adaptación en 2001 sin tanto fulgor. Existen bastantes diferencias entre estas adaptaciones: en la primera, Taylor es un astronauta misántropo que defiende y reprocha la soberbia humana, viaja con una tripulación consciente de las diferencias de tiempo en el espacio, suponen que se encuentran en el año de 3978. Taylor se enamora de Nova, una nativa del nuevo mundo, y es ayudado por Cornellius y Zira para encontrar la verdad: "Su perdición", según Zaius, líder que protege a toda costa la historia construida por los simios como única. En Schanffner, los simios buscan destruir a los humanos, cuentan con museos que los exhiben disecados y un sistema penal desarrollado para simios, y parecen en esencia más civilizados.

Mientras que en la historia de Burton, Leo es el astronauta que intenta rescatar a su chimpancé enviado a una misión y aterriza por error en Sóror. Esta vez los simios parecen avanzados tecnológicamente y más violentos. No cuentan con armas de fuego, pero utilizan a los humanos como esclavos, tipo apartheid, así que ya imaginarán la maldad. Leo no se enamora, y es Ari la simia que lo ayuda para intentar regresar a casa, o más bien lo que él piensa que sería su hogar.

Ahora se estrenó la segunda precuela de El planeta de los simios, la confrontación. Estas dos últimas cintas explican el deseo de los simios por borrar cualquier historia conectada con los humanos. La forma de contar cada desenlace de esta historia sin duda es traumática, y probablemente el más impactante es el de Boulle. Mientras tanto, disfruten de esta genialidad de la ciencia ficción que indaga sobre el futuro humano ante la violencia y el odio, nos plantea al habla, como formadora de sociedades y elemento principal en el proceso evolutivo.