Las moscas

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE), una mosca es: Un insecto díptero, muy común y molesto, de unos seis milímetros de largo, de cuerpo negro, ojos salientes, alas transparentes cruzadas de nervios, patas largas con uñas y ventosas. En conclusión, un espantoso y asqueroso insecto que pierde la vida en las cocinas.

Las moscas en general tienen un promedio de vida entre 15 y 20 días, y aunque suelen ser tan molestas como la RAE las describe, el término ha sido adoptado en el cine y la literatura.

En 1922, en la Catedral de Puebla un hombre irlandés llamado Babe White sorprendió al país al trepar a dicha construcción, sin zapatos, ni equipo de ayuda, y luego cruzar cual trapecista en acto mortal, a través de un cable de torre a torre. A White estas hazañas le valieron el título de hombre mosca.

Un años más tarde, Fred C. Newmeyer, con el guión de Harold Lloyd, El hombre mosca, realizó una película muda en blanco y negro, protagonizada por Lloyd. La escena más representativa de este filme es cuando el protagonista queda suspendido de las manecillas del reloj del edificio donde realizaría una alegoría sobre la bonanza norteamericana y el esfuerzo, para darle publicidad a una empresa. La historia de Lloyd fue inspirada por un hombre conocido en Los Ángeles como "La araña humana", Bill Strother, que fue quien realizó la mayoría de las escenas en los edificios y el reloj.

La fascinación por estas hazañas no podían ser olvidada, y en 1951 Germán Valdés (Tin Tan) rinde homenaje a estos hombres en la película dirigida por Gilberto Martínez Solares, El revoltoso. Tin Tan, tras involucrarse en un fraude, se ofrecerá a realizar el acto correspondiente al hombre mosca por 500 pesos y así pagar la fianza para sacar a la Lupita (su novia) de la cárcel. Sin duda una increíble secuencia con tomas intercaladas que narran la hazaña en que Tin Tan llega a la cúpula y se coloca de cabeza sobre la cruz gigante.

Ya después la imagen de la mosca fue usada como un abominable ser. En la pantalla grande, Kurt Neumann aparece en 1958 con: La mosca, que le valió en 1986 un remake realizado por David Cronenberg, esta vez más agresivo y visualmente más experimentado. Según la historia, el relato original de George Langelaan fue publicado en la revista Play Boy, narra la historia de un científico que realiza experimentos de teletransportación, pero un imprevisto sucede cuando una mosca se introduce en el aparato y el resultado es una criatura mitad humano, mitad mosca.

Las historias inspiradas en estos peculiares insectos continúan, sin embargo, ahora ya tenemos en qué pensar cuando una mosca aparezca en la cocina.