Siguiéndote los pasos

La verdad no peca, pero incomoda

Y es que el gobierno mexicano se ha ofendido por las palabras del Papa Francisco, que advierte a su natal Argentina de una "mexicanización", en referencia al narcotráfico y todas las consecuencias que ello ha traído, como la imparable ola de violencia.

Solo el gobierno se niega a ver una realidad que es tan evidente. Ni el número de asesinatos ni las cifras de desaparecidos, vamos, ni siquiera la cantidad de detenidos por las autoridades, son suficientes para que el estado reconozca que ha fallado absolutamente en su combate al crimen organizado.

Las cifras ahora ya parecen imprecisas de tantas muertes provocadas por el narcotráfico y la cadena de delitos que se desprende de ello: corrupción, secuestros, robos, asaltos, prostitución, trata de personas, tala ilegal, robo de combustible, extorsión, tráfico de armas y de inmigrantes, etc, etc.

El descontrol que existe en México es evidente en todo el mundo menos en nuestro país, donde la situación cada vez es mas caótica y violenta. Baste solo un dato, en España se transmite un programa de reportajes televisivo llamado "En tierra hostil", donde un equipo de televisión se adentra en las zonas de mayor conflicto y peligro del mundo. No es necesario decir y explicar más: México está considerado en ese grupo.

El panorama presentado por la televisora española muestra un país agobiado, temeroso, inseguro, desconfiado y violento. En el México presentado por tierra hostil se ven hasta niños armados, mujeres que sufren y lloran en silencio a sus muertos, por temor a represalias. Gente que prefiere no hablar, porque cualquiera puede ser un criminal.

Gente que quiere huir del territorio mexicano, porque la han despojado de todo, hastade su derecho a enterrar a sus muertos de manera digna.

Ese es el México de hoy, el México que no quiere ver el presidente Enrique Peña Nieto, del México que se avergüenzan y niegan pero, no señores, negar la realidad mexicana, no la va a cambiar, sigue ahí, presente, pudriendo más y más a una sociedad enferma que se niega a reaccionar ante este panorama .