Siguiéndote los pasos

Podemos

La irrupción de Podemos en la política española ha venido a dar un giro de 180 grados al espectro electoral ibérico. El bipartidismo en este país ya caducó. Ahora, surgen nuevas formaciones políticas que buscan dar respuesta a las necesidades sociales, esas de las que ni el Partido Socialista Obrero Español ni el Partido Popular, se acuerdan ya, pues se encuentran engolosinados con el poder.

El partido que encabeza Pablo Iglesias, un joven profesor de ciencias políticas en la Universidad Complutense de Madrid, surgió del movimiento del 15M, popularmente conocido como "los indignados", y en seis meses ha tenido un crecimiento vertiginoso, que le permitió llegar al Parlamento Europeo con seis eurodiputados y en la recientes elecciones autonómicas en la comunidad de Andalucía (el domingo pasado), alcanzar 16 escaños. Un gran paso para un partido con menos de un año en el panorama político español.

Podemos surge como una respuesta al cansancio ciudadano, ante una crisis económica espectacular, que hasta la fecha ha arrojado a más de 4 millones de trabajadores a las filas del paro; y a una corrupción galopante que atrapa desde los miembros de la monarquía hasta funcionarios del gobierno en distintos niveles.

Entre los adeptos a Podemos hay de todo, ex votantes del PP y del PSOE, desilusionados por las pésimas gestiones de Mariano Rajoy y de José Luis Zapatero, en su momento; así como un aglutinamiento de simpatizantes de las políticas sociales y económicas de izquierda.

Sin embargo, Podemos, no se ha visto exento de controversias ni de campaña de descrédito. Las cabezas principales, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, son acusados de recibir financiación del gobierno de Venezuela y de ser simpatizantes de la banda terrorista ETA.

Sin ninguna prueba al respecto, la derecha, que hoy gobierna España, hace esas acusaciones a esta formación, pues representa un peligro real y tangible para sus intereses.

En una de las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Podemos se colocó como la segunda fuerza política en España, desbancando al PSOE; y en intención del voto, el barómetro los colocó en primer lugar, muy por encima del PP.

Podemos es una muestra clara de que la sociedad organizada puede llegar y lograr un cambio, solo es cuestión de querer hacerlo.