Siguiéndote los pasos

¿Pista de esquí?

La pregunta ahora es: con la nueva recategorización del Nevado de Toluca, ¿se reactivará el sueño guajiro de construir una “el centro internacional de esquí” en la zona? En dos ocasiones se hizo la intentona, pero la oposición social, sumado al decreto presidencial, impidieron que este tema avanzara de algún modo.

Si se suma uno más uno y se hace un poco de memoria, la idea no resultaría tan descabellada, tomando en cuenta que los actores políticos del primer intento para impulsar la creación de la pista de esquí, son los que ahora cambiaron el estatus del otrora parque nacional.

Hagamos memoria: Durante el mandato de César Camacho Quiroz como gobernador del Estado de México (1995-1999) se comenzó a promover la construcción de una pista de esquí en el Nevado de Toluca, bajo el argumento de que se trataba de un proyecto sustentable, que cuidaría el medio ambiente, además de tener como “ventajas” que se crearían fuentes de empleo y se impulsaría el turismo.

La promoción de este “ventajoso proyecto”, estaba en manos de la Secretaría de Desarrollo Económico, que en aquella época encabezaba Juan José Guerra Abud (actual titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales -Semarnat-), quien tenía como secretario particular nada menos que a Enrique Peña Nieto, ahora presidente de México.

La oposición social y la presión de grupos ecologistas lograron que el entonces gobernador César Camacho Quiroz aparcara el proyecto, pues la presión popular que se ejerció pesó en el ánimo gubernamental.

En 2003, se intentó, sin éxito, reavivar el mismo proyecto de la empresa Arfra, que contemplaba la creación de pistas de esquí con nieve artificial, una zona hotelera de cinco estrellas, una villa alpina, un club de golf y un centro corporativo y comercial y la promesa de generar 17 mil empleos para los habitantes de la zona, que cabe mencionar, son de los más pobres de la entidad.

Ahora, en 2013, con el cambio de status de parque nacional a área de protección de flora y fauna, lo que permitirá la realización de actividades productivas sustentables en la zona. Sólo hay que sumar uno más uno y pensar mal para ver que el resultado podría ser la autorización para la construcción del mentado “centro internacional de esquí en el Nevado de Toluca”, sin importar la reticencia de los grupos ecologistas y de los habitantes de la zona.