Siguiéndote los pasos

Multas

Las multas fotográficas están generando descontento en la población. Nadie está en contra de que se ponga orden en el caos y la brutalidad con la que se conduce, pero hay que hacerlo de una forma coherente y organizada. Los fallos a estas alturas no están permitidos.

Y es que no son una ni dos las multas que se han emitido con datos y fechas erróneas, que son adjudicadas a usuarios que no corresponden y que aun así tienen que pagar primero y luego iniciar un juicio ante el Tribunal Contencioso Administrativo, para que les resuelvan.

La desinformación en la que ha incurrido el gobierno de Eruviel Ávila Villegas llega a ser chocante. Los ciudadanos tienen derecho a ser informados del inicio de imposición de multas, pero antes tuvo que existir un periodo de concienciación, pasado ese tiempo, dar a conocer el inicio de las multas por exceso de velocidad. También se tuvo que poner en conocimiento de los conductores los lugares en donde se localizan los radares. Están en su derecho.

Ahora la Comisión de Seguridad Ciudadana, después de un intenso debate en las redes sociales y denuncias al por mayor, reconoce que fueron impresas las multas con datos erróneos y que no surtirán efecto. El problema será saber si todas las que se emitieron desde octubre a la fecha van a ser obviadas y qué pasará con los que ya de buena fe acudieron a pagar, solo para evitar problemas mayores.

El caso es que en México, si bien es necesario implementar un sistema coercitivo para poner orden en el tránsito, también es cierto que no se puede ni se debe hacer de una forma tan a lo "ahí se va", porque solo se generarán más problemas.

En otros países desde hace años tienen implementado este sistema y han reducido por mucho el número de accidentes con víctimas mortales y logrado reeducar a conductores para que respeten límites de velocidad y conozcan las reglas viales.

En México es imprescindible reeducar a los conductores. El hecho de que alguien sepa cómo manejar un vehículo automotor no le da automáticamente la licencia de conducir; para obtener el permiso de conductor es necesario pasar por pruebas teóricas y prácticas. Con evaluaciones hechas por expertos que permitan al aspirante, demostrar sus habilidades y conocimiento de las reglas.

Es un craso error implementar estos sistemas solo con un fin recaudatorio. Mientras en nuestro país no exista una real educación vial y se erradique la impunidad y la corrupción, ningún método para inhibir conductas de riesgo, como conducir a altas velocidades, funcionarán.

PASOS EN FALSO

Por enésima vez escuchamos prometer a un alcalde de Toluca, en esta ocasión a Fernando Zamora, decir que va a poner orden en el transporte de la capital mexiquense. Ya sabremos que esperar: nada. Estas promesas al aire y que solo buscan grandes titulares en los medios de comunicación, solo han quedado en eso. Señores, mejor pónganse a trabajar y a ver si pueden hacer algo digno de comentar en los medios.