Siguiéndote los pasos

Igualdad

Dice el ex Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva que México está peor que su país y le creo. Aunque a ambos países los tiene copados el narcotráfico, lo cierto es que económicamente los brasileños tienen unos indicadores superiores a los nuestros.

Brasil se ha colocado como una de las principales economías emergentes del mundo, el flujo de las inversiones extranjeras es constante y se trabaja para la erradicación de la pobreza con programas exitosos como "Brasil cariñoso" o "Becas a Familias" que han permitido sacar de la pobreza a más de siete millones de personas, sobre todo niños.

En cambio, en nuestro país, pende una amenaza sobre las familias pobres que reciben el programa Oportunidades, pues según la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, la ex perredista Rosario Robles Berlanga, se abusa de esta ayuda y las mujeres se dedican a tener hijos para recibir más dinero.

Aparte de esta "anécdota", es necesario recordar que a pesar de que se utilizan recursos públicos para atender las necesidades sociales, los programas de combate a la pobreza tienen un uso netamente electoral.

Brigadas enormes de funcionarios públicos comienzan a movilizarse por estas fechas para ir detectando a los líderes de las comunidades, de las colonias y barrios de cada rincón del país para comenzar a adiestrarlos para recaudar y comprometer votos a favor del partido en turno, a cambio de los beneficios de los programas sociales.

El gobierno en todos sus niveles está acostumbrado a medrar con la pobreza de sus ciudadanos a cambio del voto. Eso es lo más fácil, difícil es convencer verdaderamente, sin que haya una dádiva de por medio, a la gente de que representan una buena opción de gobierno.

Definitivamente, con todo y su mundial de fútbol, con todo y sus inconformidad es sociales, Brasil se encuentra mucho mejor que México, nuestro país hace muchos años que es rehén de políticos improvisados, faltos de capacidad y sin ninguna empatía hacia sus ciudadanos.

PASOS EN FALSO

Esos maestros del SNTE ya ni la burla perdonan, poner de embajadora de la educación a doña Carmen Salinas, es un chiste de muy mal gusto. Si pretendemos que nuestro hijos tengan como referente educativo a un personaje populachero y con un léxico folclórico, no tendremos un futuro muy promisorio que digamos.