Siguiéndote los pasos

Fuga

Sin duda alguna, la crisis económica en España ha hecho estragos en su población, sobre todo el sector de jóvenes, esa población que, recién salida de la universidad, con una preparación de excelencia, se topa ante un nulo mercado laboral y por ello tiene que emigrar a otros países de Europa, incluso a Latinoamérica, en busca de algún trabajo porque no hay opciones para ellos.

Según un estudio elaborado por el Consejo de la Juventud de España, tan sólo de 2009 a 2013, más de 218 mil jóvenes, menores de 30 años, debieron marcharse al extranjero en busca de una oportunidad laboral, ya que en su propio país no existen.

Esta migración obligada está representando para el país ibérico, una fuga de cerebros con un alto costo para sus arcas, ya que, entre lo que ha invertido el estado en su educación, más los impuestos que dejarán de pagar a Hacienda, se calcula que hay una pérdida de 4 mil millones de euros al año.

El panorama para los que se quedan, tampoco es fácil, ya que se encuentran empobrecidos, sobre calificados y viviendo con sus padres.

Cabría recordar que, en Europa, los jóvenes se emancipan a edades tempranas, entre los 18 y 20 años, y actualmente existen casos de hijos con más de 30 años que se han quedado en el hogar familiar al no lograr la tan ansiada independencia económica.

Otro informe revela que 60 por ciento de las oportunidades laborales de aquí a 2025, se concentrarán en los jóvenes con estudios superiores, lo que provocará que, aquellos que cursen solo estudios obligatorios, queden fuera del mercado laboral.

Esto sin contar que los estudios universitarios han quedado prácticamente fuera del alcance del grueso de la población, ya que estudiar una licenciatura supondría un desembolso de más de 4 mil 500 euros, y posteriormente un máster con un costo aproximado de 3 mil 500 euros.

Y, actualmente, son pocos los salarios de quienes tienen un trabajo, que superan los mil euros mensuales, lo que hace prácticamente imposible pagar una carrera universitaria.