Siguiéndote los pasos

Crisis del agua

La inmensa mayoría de la población está acostumbrada a tener agua potable. No se imaginan que puedan perder ese privilegio, aunque tampoco hacen mucho por cuidarlo, porque es un recurso natural finito.

Actualmente, en el mundo, una de cada cinco personas no cuenta con el vital líquido y este número, desafortunadamente, va en aumento. Una de cada tres personas tampoco dispone de un saneamiento adecuado del agua.

La Ciudad de México, con su consiguiente zona metropolitana, con millones de habitantes también del territorio mexiquense, se encuentra en una de las zonas de más alto riesgo, incluso la capital del país se está hundiendo debido a la excesiva extracción de agua y la falta de recarga de sus mantos acuíferos.

Hoy, el Distrito Federal pierde casi el 40 por ciento de su agua en filtraciones y debido, además de que cuenta con un sistema obsoleto de drenaje, a que mezcla aguas residuales con pluviales y que posteriormente son utilizadas para el riego.

El Distrito Federal, asentando en grandes acuíferos (específicamente siete lagos y varios ríos), hoy está seco, el agua es cacea en una de las ciudades más poblada del mundo y parece que el problema no tiene una solución a corto ni a mediano plazo.

La capital también se ha convertido en una gran devoradora de los recursos acuíferos del Estado de México; actualmente es más caro llevar agua al Distrito Federal porque se extrae de lugares cada vez más lejanos y se generan más conflictos sociales por ello.

En el Estado de México confluyen tres importantes cuencas hidrológicas del país: Balsas, Lerma y Valle de México y, a pesar de ello, más de medio millón de mexiquenses carece de agua potable. Paradójico.

El agua de estos ríos es llevada en su gran mayoría a la zona centro del país, al DF, principalmente, y muchos de los mexiquenses sólo ven pasar las tuberías por sus comunidades, pero no disfrutan de ella.

El alto costo de la introducción del servicio, ya sea por población dispersa o por acceso difícil, impide que esa gran mayoría de habitantes del Estado de México no gocen de este beneficio.