Siguiéndote los pasos

“Chapulines”

El llamado hecho por la Coparmex para no votar por aquellos

candidatos a un cargo de elección popular conocidos como "chapulines", debería ser replicado por todas aquellas instancias que inciden directamente en la opinión pública.

Si los candidatos del Partido Revolucionario Institucional a diputados federales, locales y alcaldes en el Estado de México y en el país, están esperanzados al efecto Peña Nieto, lo tienen claro: tendrán que esperar un bajón en los votos, pues la popularidad del Presidente de México no se encuentra en su mejor momento.

La pésima gestión de los escándalos por las propiedades del mandatario, la corrupción, la inseguridad, la pobreza, la crisis económica y, sobre todo, el lamentable tema de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, le han bajado los bonos al mandatario de la nación, Enrique Peña Nieto y podrían seguir cayendo estrepitosamente.

Y es que no ha sido nada fácil administrar México, el país se encuentra en un momento muy difícil; recientemente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) advirtió que en México siguen creciendo los niveles de pobreza y la indigencia.

La pobreza en nuestro país pasó de 31.7 por ciento de los mexicanos a 37.1 por ciento, tan sólo en seis años y en el caso de la indigencia, pasó de 8.7 por ciento a 14.2 por ciento en el mismo lapso. Esto representa un crecimiento en las tasas de pobreza e indigencia de 6.4 y 7.5 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con la CEPAL, parte del problema de la pobreza tiene su origen en los bajos ingresos y la falta de acceso a los servicios básicos; además de que por décadas, el salario mínimo en México ha tenido un crecimiento marginal que impide que la población tenga una vida digna.

Así es como, en una de las últimas encuestas sobre la popularidad del Presidente, se advirtió que cinco de cada 10 personas desaprueban el mandato del Peña Nieto; sin embargo, la gente así, con todo y su disgusto, advirtió que seguiría votando por el tricolor. Es ridículo.

PASOS EN FALSO

Otra cosa que resulta total y absolutamente ridícula es el retorno del Juan Rodolfo Sánchez Gómez a la política toluqueña. Después de su desastrosa gestión al frente del ayuntamiento de la capital mexiquense, ya está haciendo precampaña.

Verdaderamente el panismo en Toluca ha perdido todo el respeto y credibilidad. Sánchez Gómez no solo dejó hecho un desastre la capital, sino que también perdió uno de los más importantes bastiones políticos de su partido. ¿Habrá alguien que le vote?