Columna Invitada

145 años no bastan

Sin duda, Hidalgo es una de las entidades federativas con mayor trascendencia en el terreno político, social, económico y cultural de nuestro país. No en vano, sus 20 mil kilómetros cuadrados han sido el medio para que culturas prehispánicas como la Olmeca, Huasteca, Teotihuacana, Tolteca y Mexica se desarrollaran y vivieran su máximo esplendor, heredándonos a los hidalguenses de hoy, la creación de grandes ciudades como Tula, Tulancingo, Huichapan y nuestra capital misma Pachuca.

Si bien nuestros orígenes como civilización se remontan a 11 mil años a. C., hoy los hidalguenses estamos de manteles largos al conmemorar que hace 145 años por decreto del Presidente Benito Juárez fuimos reconocidos como Estado Libre y Soberano integrante de la Federación mexicana.

Sin dejar de lado el papel central que durante la Colonia desarrolló la intendencia de México, actual territorio de Hidalgo; así como la participación patriótica y aguerrida de miles de hidalguenses en la lucha por nuestra Independencia, muchos eventos de nuestra historia nacional se relacionan íntimamente con el paso de Hidalgo a la vida libre y soberana.

Fue tras la Guerra de Reforma que empezó a gestarse la reconfiguración de la geografía política de la República, derivado de los deseos de múltiples habitantes del entonces Estado de México por erigir un nuevo ente integrante de la Federación que garantizara un mejor gobierno, que conociera las necesidades y exigencias locales, administrara eficazmente el territorio y llevara por nombre el del libertador y Padre de la Patria: Hidalgo.

Después de importantes esfuerzos por alcanzar el reconocimiento de autonomía política y como muestra de la sensibilidad del entonces Presidente de la República, Benito Juárez García, el Estado de México fue dividido en tres distritos militares, configurando con ello a los que en el futuro serían los Estados de México, Hidalgo y Morelos.

No obstante, el ímpetu por alcanzar la autodeterminación no cesó entre los futuros hidalguenses, quienes paulatinamente cumplieron con los requisitos que la Constitución de 1857 exigía para la formación de nuevos Estados dentro los límites existentes y fue en 1868 cuando, con base en la facultad otorgada al Congreso de la Unión por el artículo 72 de dicha Constitución, que el Poder Legislativo Federal aprobó la reforma constitucional para la creación del Estado de Hidalgo y la turnó a las legislaturas locales para su análisis y en su caso aprobación.

Tres años más tarde, el 16 de enero el Presidente Benito Juárez expidió formalmente el decreto por el que se erigió a Hidalgo como Estado libre, soberano e integrante de la Federación, constituido por los distritos de Actopan, Apan, Huasca, Huejutla, Huichapan, Pachuca, Tula, Tulancingo, Ixmiquilpan, Zacualtipán y Zimapán.

Una vez creado, Hidalgo no contaba con una capital oficial por lo que predominó la costumbre y se siguió considerando a Actopan, antigua capital del distrito militar, como la capital del nuevo Estado. No obstante, las necesidades fueron cambiando y ello hizo necesario trasladar la capital a la actual Pachuca.

Las primeras elecciones para elegir al Gobernador del Estado tuvieron lugar el 2 de mayo de 1869, las cuales fueron organizadas por el Gobernador Provisional Juan Crisóstomo Doria y de las que resultó triunfador Antonio Tagle, tomando las riendas del Poder Ejecutivo estatal el 28 de mayo siguiente. Asimismo, en esas elecciones también se eligió al primer Congreso de Hidalgo, el cual se encontró constituido por 11 diputados quienes fueron los responsables de redactar nuestra primera Constitución, la cual fue promulgada el 21 de mayo de 1870. Cabe destacar que en nuestra historia constitucional han existido otras dos leyes fundamentales, datando la que nos rige actualmente del 21 de septiembre de 1920.

No sin vicisitudes, Hidalgo se consolidó al paso del tiempo como uno de los Estados más prósperos del país, lo cual se reflejó en el aumento de su población, de sus municipios y de las actividades económicas. Ello le ha permitido conservar una identidad propia, sus costumbres y sus tradiciones en un marco de sana y estrecha convivencia con sus seis Estados colindantes y con el resto de las y los mexicanos.

En estos 145 años y a lo largo de 72 periodos constitucionales, Hidalgo ha tenido 59 gobernadores, siendo José Francisco Olvera Ruiz el Gobernador Constitucional número 60 y quien encabeza los esfuerzos de un Estado próspero, poseedor de una rica y abundante historia, pero sobre todo de un promisorio futuro resultado del esfuerzo y la dedicación de cada uno de los 2 millones 665 mil 18 hidalguenses que habitamos este generoso territorio y que sabemos que 145 años no bastan para alcanzar nuestros más altos anhelos, pero sí son un buen comienzo.

Por tales motivos es que hoy, en nuestro 145 cumpleaños, las y los felicito y me felicito por ser Hidalguenses, por vivir orgullosamente en una Tierra de Trabajo.

Diputada Federal por el Distrito 06 de Hidalgo.

mirna.hernandez@congreso.gob.mx