La primera ola democrática es un tsunami

Quizá esta es la primera ola democrática. Es cierto, a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado y hace todavía un lustro se sucedieron una serie de movimientos que merecieron este nombre. Bien ganado, seguro; exacto, no necesariamente. Lo que había ocurrido consistió en derrocamientos de regímenes opresores y el consecuente acceso a procesos electorales aceptablemente abiertos y transparentes, donde agrupaciones políticas libremente constituidas se disputan el poder.

Pero lo de hoy es otra cosa. Lo actual es el arribo del pueblo a la toma de decisiones públicas y no a la elección de quienes habrían de tomar esas decisiones. Si bien los referéndums son cosa cotidiana en diversas democracias y los hemos visto poner en jaque a sus gobiernos, nunca como ahora han trascendido el ámbito de preocupaciones domésticas y se han colado a la escena internacional.

El primero de estos casos en llamar la atención del público en las más diversas latitudes fue el proceso conocido como Brexit, y el fin de semana pasado tocó el turno al proceso de paz en Colombia.  Las negociaciones entre el gobierno del presidente Santos y del líder de la guerrilla Timochenko, que llevaron al acuerdo de paz firmado por ambos y celebrado por muchos, sufrieron el revés de la mayoría que se manifestó en las urnas optando por no respaldar esa decisión.

Estamos por ver unas elecciones en Estados Unidos que, no es exagerado decir, determinarán en gran medida el futuro inmediato y mediato de gran parte de la Humanidad. Algo ciertamente cambió cuando esa Humanidad no está pendiente de lo que decidirá el gobierno estadunidense, sino de lo que habrá de disponer el pueblo de esa nación.

Sólo que resulta que el pueblo no existe. Lo que sí hay es una serie de voluntades individuales, cuya sumatoria habrá de evidenciar qué es lo que quiere la mayoría. Y en ese momento habremos de darnos cuenta de que la tarea de formar políticamente a esas voluntades individuales para que decidan plenamente informadas, apenas empieza.

miriamhd4@yahoo.com