Orden y ¿progreso?

Una democracia que no sólo juzga a sus gobiernos potencialmente corruptos, sino que lo hace durante el mandato correspondiente y en el más alto nivel del poder, suena sumamente apetecible. Una democracia en la que el sistema de pesos y contrapesos entre los poderes es una maquinaria tan bien aceitada que permite, en cuestión de días, que las dos Cámaras, por mayoría, retiren a quien detenta el Poder Ejecutivo de su ejercicio para investigarlo con libertad, es ciertamente un sueño inalcanzable sumidos, como nos encontramos, en un sistema de élites que —con base en arreglos que en nada reflejan los intereses de la población que los llevó al poder— se niegan a cumplir con su responsabilidad de auditar las cuentas de gobernantes salientes.

¿Debemos entonces envidiar lo que está ocurriendo en Brasil? No necesariamente. Lo que en apariencia es la máxima expresión de la justicia en el plano político, se resquebraja cuando dejamos de basarnos en las formas y atendemos al fondo. Ello explica los llamamientos —que resultaron infructuosos— a detener el juicio político contra Dilma Rousseff que hicieran los líderes de la Organización de Estados Americanos y de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. Lo que las instancias hemisféricas argumentan es que, si bien se trata de un procedimiento de carácter político, las imputaciones tienen que ser legales, es decir, se le tiene que acusar de delitos previstos en la ley y, al parecer, la decisión tomada por el Legislativo brasileño no tiene ese basamento.

Lo más grave es lo que muy bien señalaba la propia presidenta Rousseff en su alocución del jueves por la mañana: se está quitando el gobierno de las manos de quien fue democráticamente (por más de cinco decenas de millones de brasileños) electa para este cargo. ¿Tendrán los legisladores (así sea de forma mayoritaria) la legitimidad para tomar esta decisión? Nuevamente, de jure sí, pero no de facto, toda vez que ellos mismos en muchos casos son sospechosos de actos de corrupción.

Politóloga* 
miriamhd4@yahoo.com