Por su puesto a la calle

En una cosa tienen razón los maestros: la reforma educativa no es tal, sino una reforma laboral del ámbito magisterial. Sin embargo, es innegable el vínculo entre ambas. La labor del docente es la característica existencial del proceso educativo. Pero, ciertamente, no es todo.

Los contenidos, es decir, el qué se enseña es un punto medular. Evidentemente, el tiempo es limitado y es necesario hacer una selección de las temáticas y cómo se irá avanzando en las mismas conforme el grado escolar lo permite. Más importante aún son las metodologías para esta enseñanza. Podemos estar plenamente de acuerdo en que en primero de primaria hay que enseñar a sumar y restar; sin embargo debemos acordar también cómo lo vamos a hacer. De nuestras instituciones han egresado generaciones casi completas de mexicanos que aborrecen las matemáticas porque en ningún momento se les presentaron como algo atractivo, accesible y, lo más importante, aplicable a la vida cotidiana.

Del qué enseñar y el cómo enseñarlo se deriva un aspecto igualmente relevante: cómo medir el logro. ¿Me estoy asegurando de que el estudiante haya simplemente memorizado el tema, o de que lo haya comprendido hasta el punto de hacerlo suyo? ¿Cada error cuenta en una fatal calificación final o, como al aprender a andar en bici, lo importante no es cuántas veces caiga, sino que al final lo logre? Y así podemos seguir enumerando las múltiples etapas vinculadas al éxito educativo.

Las reformas en el ámbito pedagógico pueden ser revolucionarias y cambiar el modelo por completo, o bien gradualistas y abordar uno por uno cada elemento. La nuestra se ubica en esta segunda categoría y nada habría de malo en ello a no ser porque lo que se escogió como el primer escalón es todo menos firme: vigilar la calidad de los maestros es un impulso importante en la dirección correcta, pero es también un piquete en un nervio que corre directo a lo que los profesores, por décadas, han considerado su posesión más preciada, su puesto.

Politóloga* 
miriamhd4@yahoo.com