¿"Keep calm and"…? I

Soy admiradora y partidaria del proyecto de una casa común europea. De ese organismo político “aún no identificado” como lo llamaba Jacques Delors. Pero deploro el rumbo que está tomando el supuesto análisis de la decisión británica. Creo, sí, que el resultado del referéndum de esta semana en el Reino Unido está lleno de lecciones sobre las que hay mucho más que elaborar que simplemente tildar de estúpidos a los que optaron, mayoritariamente, porque Gran Bretaña saliera de la Unión Europea.

La primera pregunta es si estamos ante un fenómeno so british o ante la punta de un hilo que no cesará de destejerse. La tentación de encapsular el asunto como algo típicamente insular es mucha. La historia deja claro cómo el ingreso de los ingleses a la UE fue lento, tortuoso, dubitativo. Se les creó una Europa a la Carta en la que pudieron escoger, por ejemplo, no adoptar al Euro como moneda. Pero estamos lejos de suspirar y voltear la página creyendo en un it was just matter of time. En muchos otros países miembros ha cobrado fuerza una tendencia política denominada euroescepticismo. Esa misma mitad que hace unos días votó en favor del brexit, existe en Francia y en Italia, sólo por citar un par de ejemplos.

Hablar de mitades nos lleva a otra de las claves para descifrar el asunto. La democracia será cuestionada tras este ejercicio. ¿Qué pasa cuando las fuerzas que tiran hacia un lado son prácticamente idénticas a las que tiran hacia el otro? ¿Bastan apenas unos puntos porcentuales para cambiar de tajo el rumbo de un país? La respuesta es sí. Como bastan para elegir gobernantes o proponer leyes.

El tema del referéndum británico es aún más candente porque la votación, al parecer, no refleja la existencia de ese pegatodo maravilloso que para la democracia es el crosscutting. Aquí no encontramos traslapes generacionales o geográficos. Claramente son viejos contra jóvenes; británicos contra escoceses; estudiosos contra legos y, lo más grave, ricos contra pobres. Así que es el caldo de cultivo ideal para los enfrentamientos.

miriamhd4@yahoo.com