"Chapeau" por el Chapo

VASTOS PÁRRAFOS son dedicados a reforzar su carácter de criminal largamente buscado en ambos lados de la frontera.

A veces vernos desde afuera ayuda a conocernos más por dentro. Tratándose de la captura de El Chapo teníamos que vernos desde bastante lejos, ya que el personaje revestía marcado interés lo mismo para México que para Estados Unidos. Así que, la óptica que Francia tiene en este asunto puede resultar incluso más reveladora que las posturas de Washington o la Ciudad de México.

Uno de los diarios más leídos del país galo, Le Monde, concede la medalla de esta captura por igual a las autoridades mexicanas que a las americanas, y reconoce que se trata de la más importante redada de los últimos años. Vastos párrafos son dedicados a reforzar su carácter de criminal largamente buscado, nuevamente, en ambos lados de la frontera. Y para aderezar estas afirmaciones cita a oficiales de la DEA, en cambio no aparece declaración alguna de las autoridades mexicanas por lo que no se ilustra lo que el delincuente significaba para las fuerzas armadas de nuestro país.

Tampoco se detienen a hablar de la estrategia de lucha contra el narco del presidente Peña Nieto; pero detallan, en cambio, la renuncia que el mismo ha hecho de las presentaciones mediáticas de los capturados —no es de extrañar el interés de los franceses en el tema, toda vez que esta práctica fue ampliamente ventilada en el caso de su compatriota Florence Cassez y le valió finalmente su puesta en libertad. Otro elemento que reconocen al Ejecutivo es haber hecho un llamado a evitar los triunfalismos, mientras que subrayan los potenciales aspectos adversos de la captura y sobre todo, la inutilidad del golpe como medida para detener el giro negro de la venta de droga por parte de los cárteles mexicanos. De paso, sin faltar a la nota novelesca de su escape de la prisión, señalan potenciales riesgos de que su recaptura refuerce la admiración que, de acuerdo al punto de vista del medio, muchos mexicanos le profesan por haber alcanzado “el sueño americano a la mexicana”.

El diario Le Parisien hace la narrativa obligada de la huida de prisión y la adereza de un vuelo de pájaro sobre lo que fueron sus inicios en los cárteles. Pero, a diferencia de Le Monde, cuelga la medalla de este éxito a las autoridades mexicanas y cita como fuente al procurador Murillo Karam, mientras que a Peña Nieto le reserva sólo la cita de lo publicado en su cuenta de Twitter al respecto. Subraya la importancia del golpe a través de declaraciones de expertos internacionales y funcionarios de seguridad estadunidenses que no hacen sino enfatizar la peligrosidad de El Chapo.

El tercer miembro de la triada de la prensa francesa, Le Figaro, es más mesurado y, si bien consigna que la captura fue obra de las autoridades mexicanas, también señala que para ello recibieron asesoría de las agencias estadunidenses. Como sus competidores, señala los años y el minucioso trabajo que requirió el dar este golpe y cierra con las cifras del negocio que el trasiego de enervantes significa para este cartel y su líder.

Así, el común denominador de lo que estos medios han presentado en Francia tiene que ver con la relevancia de lo logrado y con lo entreverado que está el problema del narcotráfico entre México y Estados Unidos. Así, si bien finalmente se trata de un chapeau (expresión para indicar que uno se quita el sombrero ante un logro formidable) por la captura de El Chapo, hay más expectación que certeza.

mhinojosa@udem.edu.mx